Reacciones firmes y en cadena las que se han producido en Calvià tras descubrirse el presunto caso de abusos sexuales por parte del presidente del club de fútbol Atlético de Paguera, Leopoldo Martínez, que hoy ha quedado en libertad con cargos tras la decisión de la juez de guardia, la cual, también le ha impuesto una orden de alojamiento respecto a la víctima.

El presidente del club de fútbol Atlético de Paguera fue detenido el pasado domingo por la Guardia Civil acusado de un presunto delito de abusos sexuales a menores. La detención se produjo tras la denuncia de varios padres y de la directiva del club de fútbol. El detonante fue la publicación por error de un vídeo en el estado de whatsapp del detenido; donde se veía a un menor masturbándose. Según las primeras informaciones, el vídeo se habría grabado en un domicilio particular.

Muchas personas vieron el vídeo y se convocó una reunión urgente de la junta directiva. El presidente del club dimitió en el acto y los padres de los jugadores fueron informados de lo ocurrido. Se interpuso la correspondiente demanda en la Guardia Civil y la unidad de policía judicial procedió a su detención por un presunto delito de abuso de menores.

El detenido defiende que, en ningún momento llegó a mantener contacto físico con el menor; aunque sí ha reconocido que realizó una grabación de índole sexual. Al conocer los hechos, la junta directiva del Atlético Paguera reaccionó inmediatamente alegando que había decidido “condenar los hechos de forma clara y contundente, lamentando profundamente lo ocurrido y la pésima imagen ofrecida”; por lo que se decidió por unanimidad la cesión del presidente.

La reacción del Ayuntamiento de Calvià tampoco se hizo esperar, poco después del comunicado del club de fútbol, el Consistorio dejó clara su intención de personarse en la causa: “estamos valorando personarnos en la causa si se confirma alguna grabación que pudiera haberse realizado en las dependencias municipales que utiliza el club deportivo”, explican.

Asimismo, el Ayuntamiento también ha dejado clara su postura respecto a lo ocurrido, ya que trabajan activamente con varias entidades que luchan contra el abuso infantil. “Estamos consternados por los hechos denunciados y condenamos este tipo de actuaciones, a pesar de mantenernos prudentes a la espera de los resultados de la investigación. Entendemos la preocupación de las familias y vamos a apoyarlas cuanto necesiten”, afirman.

La investigación continúa abierta y no se descarta que puedan aparecer nuevas víctimas. De hecho, en el momento de la detención, el presidente ya no contaba con el vídeo en su teléfono móvil pero se sospecha que podría haber más grabaciones de ese tipo. Las fuerzas de seguridad piden discreción y rigurosidad a la hora de tratar el tema para respetar al máximo posible a los menores implicados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.