Las poblaciones de peces de Sa Dragonera han dado señales de “recuperación” tras la declaración del Govern el pasado 7 de octubre de 2016 de un total de 912 hectáreas del freo de Sa Dragonera como reserva marina, que tuvo el objetivo de “regular las actividades pesqueras y de buceo” a raíz de la demanda del Parlament y del Ayuntamiento de Andratx.

Según un comunicado del Govern de este martes, tras nueve meses después de la declaración de la reserva marina “se empiezan a ver resultados” ya que, los meros y corvallos, antes ausentes a poca profundidad, “pueden verse con más asiduidad”, tal como han informado los buzos de la zona a la Dirección General de Pesca y Medio Marino.

Diferentes estudios científicos previos a la declaración de la reserva marina, en particular los censos visuales realizados en julio de 2016, indicaron que los recursos pesqueros de sa Dragonera se encontraban “muy disminuidos” pero que presentaban un “gran potencial de recuperación atendiendo a las características físicas del espacio”.

En las reservas marinas de Baleares, tal y como ha indicado el Govern, uno de los primeros efectos de la protección es la aparición de meros y corvallos, que “poco a poco pasan a ser las especies dominantes en términos de biomasa en sustitución de los espáridos”, aunque los sargos y las variadas continúen siendo las especies más abundantes en número de individuos.

Este es el caso de la isla del Toro donde poco después de la declaración de la reserva marina, según el Govern, “ya se registró un aumento de la biomasa de meros y corvallos que a los pocos años superó el 50 por ciento de la biomasa total de peces”. Actualmente, estas especies “emblemáticas” representan el 75 por ciento de la biomasa de peces comerciales del Toro, han indicado.

La aparición de este tipo de especies, tal y como ha descrito el Govern, “no es por generación espontánea sino porque permanecían escondidas a gran profundidad, fuera del alcance de la pesca submarina”, un tipo de actividad que al eliminarse, provoca que los peces “estén recuperando las aguas más superficiales, su hábitat natural”.

En este sentido, el Ejecutivo autonómico ha apuntado que ,sin embargo, se trata tan solo de “un indicio esperanzador de lo que puede venir en pocos años, con biomasas de peces iguales o superiores a las de la reserva marina de la isla del Toro”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.