Foto: Reuters

Las autoridades belgas han comenzado este sábado la investigación del ataque perpetrado ayer en el centro de Bruselas donde un hombre de origen somalí hirió con un cuchillo a dos militares antes de que le mataran de dos disparos.

De momento, un primer registro de sus pertenencias ha desembocado en el hallazgo de un arma falsa y dos copias del Corán, según la Fiscalía belga, que está estudiando el incidente como un caso de terrorismo. Además, la Policía belga ha efectuado un registro de su domicilio, situado en la ciudad de Brujas (en el norte del país), aunque no ha dado detalles de lo que ha encontrado.

El hombre, de 30 años de edad, llegó a Bélgica en 2004 y le fue concedido el asilo cinco años después. Pasada una década, en 2015, obtuvo la ciudadanía belga, según ha confirmado el ministro de Migración, Theo Francken.

En principio, el individuo no mantenía relación con el terrorismo yihadista pero había cometido un acto de agresión el pasado mes de febrero.

Además, la Fiscalía de Bruselas ha abierto una investigación al soldado que mató a este agresor para terminar de aclarar las circunstancias del incidente, aunque de momento los fiscales ya avanzan que, por lo que parece “los disparos fueron realizados con la intención de defenderse y según las reglas del enfrentamiento”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.