Foto: Reuters

La Policía de Indonesia ha detenido este martes en la localidad de Bandung a cinco supuestos milicianos islamistas que pretendían atentar este mismo mes contra el palacio presidencial de la nación asiática.

El grupo había aprendido en una página web que la Policía vincula a Estado Islámico a fabricar bombas. De hecho, en el operativo de seguridad se ha encontrado material químico.

Entre los detenidos hay un matrimonio que había sido deportado desde Hong Kong acusado de propagar el extremismo religioso.

Indonesia, de mayoría musulmana, ha sufrido varios ataques yihadistas en los últimos años aunque de escasa entidad, tanto por el balance de víctimas como por su grado de preparación.

Sin embargo, desde el pasado mes de mayo, cuando una bomba fabricada con una olla a presión explotó en una comisaría de Yakarta, la Policía teme atentados más dañinos.

“Esta es la primera vez que se ha usado este método en Java Occidental e incluía agentes químicos muy peligrosos”, ha dicho el portavoz policial Yusri Yunus sobre el atentado frustrado este martes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.