Foto:Reuters

La Policía belga ha perseguido y ha abierto fuego este martes contra un vehículo que posteriormente ha sido interceptado y cuyo conductor ha sido detenido después de afirmar que en el coche había explosivos, según ha informado la Fiscalía belga a la agencia de noticias Belga.

Las fuerzas de seguridad han establecido tras interceptar el vehículo un perímetro de seguridad en la zona, a la que ha acudido un equipo militar de desactivación de explosivos. Unas 400 personas han quedado confinadas dentro del perímetro de seguridad mientras trabajan los artificieros.

Según varios medios locales, el Ministerio Público además ha informado de que el por el momento no se ha encontrado nada “anormal” en el vehículo, así como que el conductor tenía un comportamiento “incoherente” y “bastante desequilibrado”.

Sobre las 17.00 horas la policía comenzó a perseguir a un vehículo tras saltarse al menos un semáforo en rojo en el distrito de Anderlecht. Las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra las ruedas del coche una vez que el conductor no obedeció a las órdenes de la policía e incluso chocó con un vehículo de las fuerzas de seguridad.

El Ministerio Público asegura que el vehículo continuó su camino hacia Molenbeek, donde ha colisionado con un segundo vehículo de la Policía. Finalmente, el coche ha sido interceptado y el conductor detenido a las 17.30 horas.

Finalmente ha sido identificado como un ciudadano ruandés nacido en 1981 que residió en Bélgica hasta 2009 y se instaló después en Alemania. Según la Fiscalía, no estaba fichado por la Justicia belga.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.