Foto: Reuters

La defensa del dirigente opositor venezolano Leopoldo López ha revelado este jueves que la última orden de ‘casa por cárcel’ que le concedió la Justicia incluye como requisito que el líder de Voluntad Popular no exprese opinión alguna “por medios convencionales y no convencionales”.

López regresó la semana pasada a su vivienda tras ser internado de nuevo en la prisión militar de Ramo Verde. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) alegó entonces que el líder opositor había incumplido las condiciones de su arresto domiciliario y denunció un supuesto plan de fuga.

De nuevo en casa, López guarda silencio. Su abogado, Juan Carlos Gutiérrez ha explicado ante los medios que su cliente “está imposibilitado desde el punto de vista jurídico de transmitir la información” conforme a una orden dictada por el Tribunal Quinto de Ejecución, responsable de su caso.

“El tribunal prohibió que se expresara por medios convencionales y no convencionales. Además, bajo ningún tipo de circunstancia puede manifestarse”, ha afirmado el abogado, según declaraciones recogidas por el diario ‘El Nacional’.

Su entorno le ha recomendado acatar la orden para evitar nuevos perjuicios, aunque Gutiérrez ha anunciado que recurrirán las condiciones de reclusión por considerarlas injustas. También han confirmado que seguirán luchando para lograr la liberación de López, quien “se encuentra en su hogar preso”.

López, detenido desde 2014, fue condenado a casi 14 años por incitar a la violencia en las revueltas contra Maduro de ese año. La oposición considera su caso un símbolo de la represión política ejercida por el Gobierno, contra el que miles de personas se han movilizado en las calles en los últimos meses.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.