El Juzgado Contencioso Administrativo número 2 ha decidido rechazar el recurso presentado por el Ayuntamiento de Palma y mantener, así, las medidas cautelares que impiden continuar por vía de urgencia el expediente de demolición del monumento de Sa Feixina.

Asimismo, en el auto se “procede condenar en costas al Ayuntamiento de Palma en cuantía que no exceda de 100 euros”, al considerarse, según ha asegurado la Associació per a la Revitalització dels Centres Antics (ARCA) a Europa Press, que “las alegaciones no estaban bien argumentadas”.

Desde la entidad se han mostrado “muy satisfechos” con esta decisión y han explicado que se trata “de un paso más” hacia la “conservación definitiva” del monumento.

“El auto demuestra que solo han presentado argumentos para desacreditar la idoneidad de ARCA. Pensamos que se equivoca y debería parar y rectificar en sus pretensiones. Nosotros siempre hemos abogado por el consenso”, han manifestado.

El pasado 25 de agosto, el Ayuntamiento de Palma presentó alegaciones al acto dictado por el juzgado contencioso administrativo número 2 mediante el cual suspendió el acuerdo de Junta de Gobierno, de día 24 de julio, de continuar con el derribo de Sa Feixina.

Las medidas cautelares decretadas por la instancia judicial estaban condicionadas por la solicitud que formuló ARCA, ante la “inminente” interposición de una demanda por parte de dicha entidad contra el acuerdo y “por la urgencia en que se tramita actualmente”.

Dichas alegaciones se sustentaban en que ARCA “no ostenta una legitimación activa para impugnar el acuerdo de continuación del expediente de contratación”. Desde la entidad ya han avanzado que continuará por la vía judicial para evitar su demolición.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.