El Govern balear ha anunciado este jueves que en los próximos presupuestos generales de la comunidad duplicará los precios de las tarifas del impuesto de turismo sostenible que se aplica sobre las estancias turísticas en las Islas.

Así lo han explicado en una rueda de prensa el vicepresidente y conseller de Investigación, Innovación y Turismo, Biel Barceló, y la consellera de Hacienda y Administraciones Públicas, Catalina Cladera.

Con las nuevas tarifas –entre uno y cuatro euros según el establecimiento y la categoría–, sumado a la aplicación del impuesto a todos los cruceros, el Govern estima que ingresará alrededor de 120 millones de euros en 2018.

TARIFAS

Los hoteles, hoteles de ciudad, hoteles apartamento de cinco estrellas, cinco estrellas gran lujo y cuatro estrellas superior pagarán cuatro euros por día de estancia; los de cuatro estrellas y tres estrellas superior, tres euros; los de una, dos y tres estrellas, dos euros.

En cuanto apartamentos turísticos, los de cuatro llaves y cuatro llaves superior pagarán cuatro euros por día de estancia; de tres llaves superior, tres euros; de una, dos y tres llaves, dos euros. En lo que respecta a establecimientos de alojamiento no residencial de empresas turístico residenciales, la tarifa es de cuatro euros por día; las viviendas turísticas de vacaciones y viviendas objeto de comercialización de estancias turísticas, la tarifa es de dos euros.

Finalmente, en los hoteles rurales, agroturismos, y alojamientos de turismo de interior la tarifa pasa a dos euros por día; en los hostales, hostales residencia, pensiones, posadas, campamentos de turismo y cámpings, así como albergues y refugios, será de dos euros.

Además, el Govern prevé comenzar a cobrar el impuesto turístico a todos los cruceros que paren en un puerto de Baleares independientemente del tiempo de atraque –hasta ahora sólo se cobraba a partir de 12 horas–. La tasa será de dos euros y se calcula que generará ingresos de unos 1,8 millones de euros

Estas tarifas se aplicarán durante la temporada alta (mayo-octubre) y en la temporada baja (noviembre-abril) se mantienen las bonificaciones vigentes, si bien también se verá duplicado el precio final respecto al actual.

El Govern prevé que el cambio entre en vigor el 1 de enero de 2018 con el proyecto de presupuestos generales.

“SI NO SE HUBIESE DEROGADO EN 2003 SE HABRÍAN RECAUDADO 1.000 MILLONES”

La consellera de Hacienda ha asegurado que el impuesto “ha tenido muy buena aceptación” y que se ha implantado “con mucha comodidad”. Ha recordado que se trata de un “fondo finalista” para “corregir la huella del turismo” además de “redistribuir la riqueza”.

En esta línea, ha lamentado que si no se hubiese derogado este impuesto en 2003 se habrían recaudado 1.000 millones de euros, según sus cálculos.

Además, Cladera ha explicado que las tarifas aún en vigor eran las mismas que en 2001 por lo que necesitaban una “actualización”.

EL GOVERN ASEGURA QUE NO AFECTA A LA DEMANDA

Por su parte, el vicepresidente y conseller de Turismo, Biel Barceló, ha recordado que la revisión de las tarifas se ha hecho en cumplimiento de un mandato parlamentario entendiendo el impuesto como una “herramienta de solidaridad” para aportar ingresos para “mejorar el producto turístico” y “paliar” sus efectos sobre el territorio.

Barceló ha indicado que mientras que la media de turistas por habitantes en España es de 1,5 turistas, en Baleares hay 16 turistas por habitante. También ha argumentado que el impuesto balear, actualmente de 1,5 euros de media (tres euros con las nuevas tarifas), es “de los más bajos de Europa”, comparado con Bruselas (coste medio de ocho euros), Florencia (cinco euros) y Ámsterdam (tres euros).

El vicepresidente considera que las cifras demuestran que el impuesto no ha tenido un impacto negativo sobre la demanda “sino todo lo contrario. Ha detallado que los datos de ocupación han crecido: según las cifras del Ibestat, la ocupación en establecimientos turísticos fue en 2015 del 75,6% y en 2016, del 79,1%; mientras que la ocupación mensual en mayo fue del 61,6% en 2015, del 69,5% en 2016, y del 70,2% en 2017.

Barceló también ha citado los últimos datos del gasto medio por turista: según la encuesta de Turespaña, en el segundo trimestre de 2017 el gasto subió un 6%. Según datos del Ibestat, en mayo de 2017 el gasto medio en Baleares fue de 142,46 euros, un 4,6% más que en 2016.

Preguntado por la posibilidad de que el PP derogue el impuesto si vuelve a gobernar, el vicepresidente ha rechazado elucubrar sobre “futuribles políticos” y se ha mostrado convencido de que es “una buena herramienta”.

BARCELÓ CREE QUE LOS HOTELEROS NO TIENEN “ARGUMENTOS”

El conseller de Turismo también ha afirmado que se ha comunicado esta subida a los hoteleros si bien “no ha habido una negociación como tal”. Barceló cree que el sector hotelero no tiene “argumentos” ya que el gasto medio por turista, el número de visitantes, y los precios hoteleros “no han dejado de crecer”.

Por su parte, en lo que respecta a los coches de alquiler, Cladera ha avanzado que el Govern está trabajando en impulsar medidas para “ver cómo se puede controlar”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.