El Ayuntamiento de Palma ha presentado este viernes alegaciones al acto dictado por el juzgado contencioso administrativo número 2 mediante el cual suspendió el acuerdo de Junta de Gobierno, de día 24 de julio, de continuar por vía de urgencia el expediente de demolición del monumento de Sa Feixina.

Las medidas cautelares decretadas por la instancia judicial estaban condicionadas por la solicitud que formuló la Associació per a la Revitalització dels Centres Antics (ARCA), ante la “inminente” interposición de una demanda por parte de dicha entidad contra el acuerdo y “por la urgencia en que se tramita actualmente”, según ha informado Cort este viernes en un comunicado.

De este modo, las alegaciones se sustentan en que ARCA “no ostenta una legitimación activa para impugnar el acuerdo de continuación del expediente de contratación”.

Además, han señalado desde Cort, el recurso que ha presentado la entidad conservacionista va dirigido a un acuerdo de continuación del expediente de licitación que “no es susceptible de ser recurrido, porque es un acto de trámite no cualificado”.

En las alegaciones se justifica la decisión de retomar el procedimiento por “vía de urgencia” ya que el expediente estuvo parado durante “casi un año”.

Asimismo, el Consistorio palmesano ha explicado que ARCA “reprocha” al Ayuntamiento que con el acuerdo “se vulnera la Ley de Memoria Histórica”, siendo esta la “ley que ampara y motiva el acuerdo”.

Por último, Cort ha añadido que la entidad ha afirmado que el monumento “forma parte del conjunto histórico-artístico de Palma” y que este punto “no se puede acreditar porque el Consell ha decido no proteger el monumento”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.