De lo de “banderas a media asta”, a raíz de que se decretaran tres días de luto oficial  por los atentados de Barcelona, parece que no se han enterado en esta zona de la playa de Palma (cruce de las calles Maravilla con Carretera de S’Arenal) en la que coinciden una Oficina de Turismo y la comisaría de Policía Local (ambas dependientes del Ayuntamiento de Palma).

El Real Decreto por el que se aprobó el luto oficial (el 805/2017 de 17 de agosto) señala que dicha situación se prolongará “desde las 00 horas del día 18 de agosto de 2017 hasta las 24 horas del día 20 de agosto de 2017, durante los cuales la Bandera Nacional ondeará a media asta en todos los edificios públicos y buques de la Armada”.

La práctica ha recomendado que, cuando sea la bandera nacional la que deba ondear a media asta, las autonómicas y locales también lo hagan siendo la única situación problemática la que se presenta cuando el mástil en que ondea dicha bandera es corto, lo que impide situar las banderas a media asta (por eso se suele colocar un crespón negro como señal de respeto).

Esta forma de actuar es la que tiene el Estado a su disposición para mostrar su pesar, y en nombre de la ciudadanía, ante determinados hechos como, por ejemplo, los atentados terroristas con víctimas, como ha sido el de Barcelona.

Y es en todo los edificios de la Administración -ya sea central, regional o local y estén situados, esos edificios, dentro o fuera de nuestras fronteras- en los que esto debe cumplirse, cosa que, como puede verse en las imágenes y en los videos mostrados por Crónica Balear, no acaba de ser así en determinados lugares de nuestra geografía.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.