Foto: Reuters

El autor del ataque perpetrado el viernes por la noche cerca del Palacio de Buckingham contra tres policías llevaba una espada y gritó “Allahu akbar” (“Alá es grande”), según ha revelado este sábado el cuerpo de seguridad, que está investigando el suceso como un acto terrorista.

La Policía Metropolitana ha contado que alrededor de las 20.35 (hora local) un joven de 26 años aparcó en una zona prohibida de la alameda The Mall junto a un coche patrulla. Los tres agentes se acercaron y vieron que llevaba una espada en el asiento del copiloto, por lo que intentaron detenerle.

El sospechoso se resistió e intentó apuñalar a los agentes al grito de “Allahu akbar”. Finalmente, consiguieron reducirle usando gas lacrimógeno, ha indicado el jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yard, Dean Haydon, citado por la cadena británica BBC.

Los tres policías resultaron heridos y dos de ellos tuvieron que ser hospitalizados por cortes en las manos y en los brazos. El atacante también tuvo que recibir atención médica. Todos los implicados han recibido ya el alta y se encuentran en buen estado, de acuerdo con la Policía.

En un primer momento, las autoridades británicas anunciaron que acusarían al agresor de lesiones físicas y asaltar a agentes de Policía, pero este sábado han precisado que los hechos serán investigados al amparo de la Ley Antiterrorista del año 2.000.

La Casa Real, por su parte, ha aclarado que ningún miembro de la monarquía británica estaba en el interior del Palacio de Buckingham cuando ocurrió el ataque. Además, ha indicado que el lugar reanudará este sábado las visitas turísticas, aunque “con más ajetreo del habitual”.

Reino Unido se encuentra en estado de alerta debido a los atentados que ha sufrido en el ultimo año en Londres y Mánchester, que se enmarcan en la ola de ataques yihadistas que recorre Europa.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.