Arran ha expuesto en un manifiesto su deseo de expropiar las principales empresas y activos turísticos del país con el objetivo de “poner los beneficios económicos que generan al servicio de toda la población”.

A esta propuesta se suman otras como el abandono de la emisión licencias de actividad para hoteles y empresas vinculadas al turismo, la mejora de las condiciones laborales, el aumento de los impuestos a las empresas del sector turístico y la prohibición de las empresas relacionadas con el alquiler de pisos turísticos como Airbnb.

Igualmente, la entidad ha denunciado un sistema turístico que “responde a un modelo capitalista que está concentrando los beneficios en muy pocas manos y provocando la destrucción de nuestro territorio” y ha lamentado la subida del precio del alquiler a raíz del modelo turístico actual.

Asimismo, Arran ha criticado el concepto de ‘turismofobia’ y lo ha calificado como “concepto inventado” que “criminaliza a las víctimas del conflicto”. Además, ha afirmado no estar en contra de los turistas ni del turismo porque “ellos también lo son” y “viajar puede ser una actividad humana muy enriquecedora”.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.