El Consell de Govern ha aprobado este viernes el decreto ley que modifica la recién aprobada ley turística y “restablece la seguridad jurídica” al volver a la versión del artículo 49 propuesta inicialmente por la Conselleria de Innovación, Investigación y Turismo.

En rueda de prensa, el vicepresidente del Govern y responsable de este departamento, Biel Barceló, ha explicado que, además, “se introducen medidas para afrontar la emergencia en materia de vivienda” en Baleares, tal como pedía Podemos.

Con este decreto ley, cuyo texto se ha consensuado con los grupos parlamentarios que apoyan el Govern -PSIB, MÉS y Podemos-, se enmienda “la incoherencia temporal” que había causado la no modificación del artículo 49 durante la aprobación final de la ley el pasado martes 18 de julio en el Parlament debido al voto en contra de la formación morada.

Aparte de la introducción del artículo 49, el decreto ley también da una respuesta “a las dificultades de la ciudadanía en cuanto al acceso a la vivienda que en este momento se están dando a determinadas áreas de Baleares”, ha dicho Barceló.

Así, ha dicho, fija “un mecanismo ágil” que tendría que permitir adoptar medidas que establezcan “una respuesta adecuada, proporcionada e inmediata a estas dificultades”, hasta que no se haya completado la tramitación de la ley reguladora de la vivienda en Baleares.

Según ha dicho, con esto se añade al artículo 75 de la ley 8/2012 que las administraciones responsables de identificar las zonas aptas para el alquiler turístico tienen que “tener en cuenta y respetar una posible situación de emergencia en materia de vivienda”.

UN TOTAL DE 14.800 VIVIENDAS DE ALTA

Desde el Govern han explicado que, sumando las 1.900 altas que ha habido en julio y parte de junio, antes de que se aprobase la moratoria incluida en esta normativa, hay unas 14.800 viviendas de alta en Mallorca que “comercializan o pueden comercializar” estancias turísticas, según el recuento provisional. Esto no incluye la oferta ilegal de pisos.

Asimismo, Barceló, ha asegurado que “se ha hecho más trabajo del necesario” que si “todos” hubieran aplicado “el sentido común” y que tiene la “sensación” de que se podría haber hecho de manera “más sencilla”. “Ha sido más complejo de lo que podría haber sido, pero bienvenido sea, si el resultado es el que nos habíamos propuesto el primer día”, ha remarcado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.