Foto: Reuters

Al menos 70 personas han muerto y más de 100.000 se han visto obligadas a abandonar sus hogares como consecuencia de las inundaciones provocadas por las lluvias torrenciales registradas en varias regiones de Nepal en los últimos cuatro días, según el último balance de las autoridades locales.

El río Rapti, en la zona de Sauraha, una región situada 80 kilómetros al sur de la capital nepalí, ha experimentado una crecida de sus aguas que ha inundado hoteles y restaurantes, dejando atrapados a unos 600 turistas, entre los que se encuentran 69 españoles.

La región de Sauraha se encuentra cerca del Parque Nacional Chitwan, donde viven unos 600 rinocerontes, lo que atrae a numerosos turistas que quieren verlos y pasear en elefante.

“Alrededor de 300 turistas fueron rescatados este domingo en Bharatpur a lomos de elefantes y en remolques y el resto de personas serán trasladadas a un lugar seguro este lunes”, ha asegurado Suman Ghimire, jefe de un grupo de propietarios de hoteles de Sauraha, en declaraciones a Reuters vía telefónica.

Uno de los rinocerontes ha muerto a causa de las riadas, ha señalado Shiva Raj Bhatta, un activista de la organización ecologista WWF en Nepal.

Varios trabajadores de emergencias han indicado que 16 de 75 distritos en Nepal han sufrido inundaciones o deslizamientos de tierras provocados por las intensas lluvias de los últimos días.

Además del número de víctimas mortales, otras 50 personas han desaparecido a causa de las riadas y los desprendimientos, según ha afirmado el ministro de Comunicación e Información de Nepal, Mohan Bahadur Basnet.

El ministro ha informado de que más de 60.000 casas están sumergidas bajo el agua, localizadas principalmente en las llanuras del sur, limítrofes con India. Todavía no se tienen datos sobre el valor de las pérdidas, dado que los rescatadores aún no han conseguido acceder a todas las localidades afectadas.

Grandes terrenos agrícolas en el sur del país se encuentran sumergidos, por lo que Nepal está sufriendo la pérdida de muchos cultivos, lo que podría provocar escasez de alimentos.

“Se trata de uno de los peores episodios de lluvias torrenciales que ha azotado el país. Se ha producido después de que los agricultores plantasen el arroz en la zona agrícola más importante de la región”, ha indicado Sumnima Shrestha, una portavoz de la organización no gubernamental estadounidense Heifer International.

La temporada de lluvias, que empieza en junio y continúa hasta septiembre, afecta mucho a los agricultores nepalíes, pero también deja muchas víctimas y consecuencias graves en los niveles de pobreza.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.