Curiosa historia la que nos manda uno de nuestros lectores. Ocurrió ayer en la autopista, en el desvío que se dirige hacia Andratx a la derecha y a la izquierda hacia Port-Aeroport.

Durante la espera provocada por las retenciones, un turista se bajó del coche y sin pudor ninguno, aprovechó para orinar en medio de la autopista. Al acabar, los coches seguían avanzando y tuvo que correr hasta alcanzar el coche en el que circulaba.

La situación provocó risas y algún que otro grito al joven; aunque eso sí, seguro que él continuó con su viaje mucho más tranquilo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.