El Ministerio Fiscal ha pedido que se investigue si el empresario Bartolomé Cursach y su directivo, Bartomeu Sbert pueden haber incurrido en «falso testimonio» durante sus declaraciones en el juicio sobre las presuntas amenazas a un testigo protegido del ‘caso Cursach Local’.

Según el fiscal Juan Carrau, Sbert y Cursach se habrían contradicho porque así como Sbert «ha dicho que no conocía a nadie (en relación al procesado) hasta que su abogado le ilustró», Cursach, por su parte, ha dicho que Sbert en la cárcel le dijo: «Estos son los rumanos de Titos».

Respecto al acusado, M.C.S. las conclusiones definitivas del Ministerio Fiscal no varían «sustancialmente» de las iniciales y establecen que es el autor de dos delitos de obstrucción a la justicia.

De esta manera, mantiene que días después de la declaración por este caso en marzo de 2017 por parte del testigo protegido, el acusado manifestó a un conocido suyo que «quitaría de en medio al mariquita de Tito’s (en referencia al testigo)».

Además, da por ciertas las declaraciones de otro testigo, que compartió celda con el procesado, a quien le habría dicho que «escarmentaría al testigo por haber declarado en la causa».

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.