Foto: Reuters


Las fuerzas del Ejército sirio y sus aliados han logrado arrebatar territorio al Estado Islámico en el este de la provincia de Raqqa, uno de los últimos reductos del grupo yihadista, tras nuevos bombardeos.

La información procede de fuentes de la milicia chií libanesa Hezbolá, aliada de Damasco, y ha sido confirmada por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización con sede en Londres, pero con una amplia red de informantes dentro del país.

Las fuerzas leales al Gobierno estarían así acercándose a la frontera entre las provincias de Raqqa y Deir al Zor tras la toma de, entre otras posiciones, el campo petrolero de Sabja.

Los avances gubernamentales son poco frecuentes en esta región pese a que el Estado Islámico está en retirada debido a la presencia de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición armada liderada por las milicias kurdas y que cuenta con el apoyo de Estados Unidos. Las fuerzas leales al presidente Bashar al Assad y las FDS suelen respetarse, pero el mes pasado se produjeron combates entre ambas partes.

Mientras, en el norte, continúan las escaramuzas entre el Ejército Libre Sirio, apoyado por Turquía y las FDS, principalmente en la zona fronteriza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.