Foto: Reuters


Cazas chinos obligaron este domingo a un avión espía de la Marina estadounidense a desviarse de su curso tras realizar una maniobra de acercamiento excesivo cuando las aeronaves estaban en la región del mar de China Meridional, objeto de reclamaciones territoriales de varios países.

Dos fuentes estadounidenses han explicado en declaraciones bajo condición de anonimato a Reuters que dos cazas chinos J-10 interceptaron al avión estadounidense, un EP-3, y uno de ellos se situó a unos 300 pies (91 metros) del aparato norteamericano.

El Gobierno chino ha reclamado la soberanía de gran parte del mar de China Meridional, por donde pasa un tercio del tráfico marítimo mundial. Brunei, Malasia, Filipinas, Taiwán y Vietnam también tienen sus propias demandas.

Washington, que ha puesto en marcha una serie de operaciones en la zona, ha alertado de que Pekín ha extendido su territorio en unas 1.300 hectáreas durante los últimos tres años. Según las autoridades estadounidenses, Pekín ha construido pistas, puertos y hangares en la zona, donde ha dispuesto varios sistemas de comunicación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.