La Asociación de Apartamentos y Viviendas de Alquiler de Temporada (Aptur) de Baleares ha pedido la dimisión del vicepresidente y conseller de Turismo, Biel Barceló, tras la aprobación de la nueva Ley de Turismo, y ha asegurado que estudiarán llevar a cabo «medidas legales».

El presidente de la asociación, Joan Miralles, ha censurado que la nueva normativa, aprobada este martes en el Parlament, deja «fuera la posibilidad de alquiler vacacional en viviendas plurifamiliares y supone una victoria de los grandes sobre los pequeños».

Para Miralles, esto demuestra que a este Govern y a los que le dan apoyo «les ha faltado valor para hacer políticas que beneficien a los ciudadanos». «El alquiler vacacional propone un cambio de modelo que permite una democratización de los beneficios del turismo, que hasta ahora solo han llegado a los grandes propietarios y hoteleros», ha defendido.

Según Miralles, la exclusión de los plurifamiliares de esta nueva ley supone «una pérdida de tiempo y un engaño a los ciudadanos por parte de los partidos que forman parte del Govern, que se habían comprometido a regular el alquiler vacacional en este tipo de viviendas, para acabar con el agravio comparativo creado por la ley de Bauzá».

«Con esta nueva ley, básicamente no habrá más cambio respecto a la anterior que el incremento de las restricciones y de las multas», ha censurado el presidente de Aptur.

Desde la asociación recuerdan que la exclusión de los plurifamiliares deja fuera «no solo a los pisos de Palma, sino también a todos aquellos que hay en zonas turísticas, que están concebidos específicamente como vacacionales». Tampoco estas viviendas se podrán alquilar, lo que significa que se deja fuera al 50% de la oferta total del alquiler vacacional de Baleares, perjudicando a miles de familias, a la oferta básica y a Baleares como destino turístico, ha censurado.

Además, han criticado las limitaciones impuestas a las viviendas unifamiliares, que «impiden que un mismo propietario pueda comercializar más de dos viviendas».

Por esto, han anunciado que estudiarán «todo tipo de acciones o recursos legales y judiciales» e incluso, «si corresponde, la vía penal, para revocar los puntos de esta ley que invaden otras leyes estatales o europeas, como la Ley de Propiedad Horizontal o de Arrendamientos Urbanos.

Así, critican que la aprobación de la ley supone una moratoria, «ya que hasta que no haya zonificación ni PIATS no se sabrá quién podrá y quién no podrá alquilar, generando una situación de inseguridad jurídica».

Según estiman, podría pasar más de un año hasta que se resuelva esta situación y, por eso, la asociación exige que «las zonificaciones se lleven a cabo en un plazo de dos meses».

4 Comentarios

  1. Entonces estaremos de acuerdo en que, como diría el gran poeta Mariano Rajoy. Es el vecino el que elige al alcalde… Pues que sean los vecinos del bloque los que decidan. Si es cierto que mejora la zona, seguro que nadie se opone. Pero mucho me temo que eso no será así.
    Por cierto, a mi el turismo de borrachera, ni en hostales ni en hoteles de cinco estrellas.

  2. Pero sinembargo sí es legal que un hostal frente a tu casa pueda traer un turismo de borrachera llenandose los bolsillos el empresario… demagogia la justa!!!!

  3. Que no nos coma la cabeza Aptur que a nadie le gusta que haya viviendas de alquiler vacacional en su bloque. Que les pongan a los alemanes e ingleses borrachos en la puerta de sus casas. Que hemos creado una sociedad que vende la vida de las personas por 5 míseros euros.

    • Querido Vicente, en la zona de Pere Garau, por ejemplo, el problema no son los turistas ingleses o alemanes sino los locales. Todo lo contrario, la presencia de estos turistas, que nó son de borrachera, esta mejorando notablemente estos barrios y sus edificios.
      Un saludo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.