Los hechos tuvieron lugar sobre las 20:30 horas del día 29 de mayo, cuando los funcionarios policiales fueron requeridos para que acudieran a la estación de tren de Son Servera. En el lugar se identificó a un joven de 19 años y de nacionalidad española que negó que él tuviera nada que ver con los cristales que se encontraron rotos en el edificio público.

Los agentes policiales abrieron diligencias con un amplio reportaje fotográfico que recogían los actos vandálicos que sufrió el edificio.

El joven identificado, que a la llegada de la patrulla negó ser el autor de los daños, decidió declararse culpable el día siguiente presentándose en dependencias policiales, por lo que fue asistido por un abogado del turno de oficio.

El atestado realizado posteriormente fue puesto a disposición de la autoridad judicial.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.