Varios ciudadanos de Mallorca se han puesto en contacto con Crónica Balear para denunciar el gran caos circulatorio que se encontraron en Palma este sábado pasado, debido a que se cortaron varias calles en horas punta con motivo de una celebración deportiva, sin apenas ser avisados.

El evento consistió en una carrera de corredores y fue llevada a cabo por una conocida marca de coches, la cual publicitó el evento en su página web. Para los ciudadanos, este aviso de la empresa en su web no fue suficiente para alertar de un corte de calles de semejante magnitud. Se prohibió la circulación en un circuito que comprendió desde el Castillo de Bellver hasta la Catedral de Palma (Parque del Mar), donde se encontraba la meta.

Muchos ciudadanos afirman que no recibieron ningún aviso a través de ningún medio de que esas calles se iban a cerrar. El Ayuntamiento de Palma ha señalado que no es competencia suya avisar de que esas vías iban a ser cortadas, sino que es responsabilidad de la empresa que lo organiza. La conocida marca de coches repartió algunos carteles de aviso en las zonas donde se iba a realizar la carrera pero, según los afectados, deberían haber sido avisados por otros medios.

Testigos afirman que el tráfico en Porto Pi y en el Terreno se encontraba totalmente parado por el atasco y que la cola de coches llegaba desde el Parque del Mar hasta el aeropuerto.

Se trató de 10 km de carrera para la que se prohibió la circulación de vías muy transitadas y, además, en horas punta. Según algunos afectados, los hechos tuvieron lugar desde, aproximadamente, las 19:00 hasta las 21:00. En la página web de la marca de coches donde se anunció el evento, pone que la carrera comenzó a las 20:30 horas.

Si a esto le añadimos que Palma lleva colapsada varias semanas por la cantidad masiva de turismo que está recibiendo, queda claro que la retención de coches fue monumental. “Eligieron mal momento para esta prueba. No habría pasado ni una ambulancia ni Bomberos en caso de urgencias. Había coches circulando por las aceras y en sentido contrario, y no había ningún policía para controlarlo.” ha señalado un testigo.

“No fue agradable que cerraran estas calles al tráfico un sábado en hora punta, justo cuando la gente sale de comprar o vuelve de la playa. Estuvimos 50 minutos sin avanzar con el coche por una prueba deportiva apenas anunciada. Ha sido vergonzoso” ha declarado a Crónica Balear uno de los afectados.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.