Ocho personas han resultado heridas, una de ellas ha tenido que ser hospitalizada, tras una pelea callejera en la Avenida Joan Miró, provocada por una discusión entre dos grupos de jóvenes a la altura del número 60 de la vía mencionada, a unos cincuenta metros de la Plaza Gomila.

[adrotate banner=”125”]

El suceso tuvo lugar sobre las seis y media de la madrugada, cuando un grupo de dos chicas y dos chicos se encontraban sentados en un murete de la zona. Junto a ellos, pasó otro grupo de cuatro personas, otras dos chicas y dos chicos, que se encontraban discutiendo entre ellos. Una de las chicas del primer grupo, que conocía a una de las chicas del segundo; se acercó a ellos para tratar de mediar en la discusión.

Repentinamente, el resto del grupo se le ha echado encima. El marido de la chica que se había acercado, se ha metido en la pelea para defender a su mujer y se ha producido la trifulca, en la que han participado ocho personas. Los jóvenes se han tirado por el suelo y se han propinado fuertes golpes. En un momento dado, uno de los chicos del segundo grupo ha tirado al suelo al marido de la chica que había intervenido y ha comenzado a propinarle patadas en el cuerpo y en la cabeza.

Poco después, el segundo grupo ha huido del lugar. Varios testigos, que habían presenciado la pelea, dieron aviso a las fuerzas de seguridad y se ha desplazado al lugar una patrulla de la UII (Unidad de Intervención Inmediata de la Policía Local de Palma), que ha atendido al herido y ha solicitado la intervención de una ambulancia. El joven tenía la cara hinchada, el labio partido, un ojo muy dañado y golpes por toda la cara; por lo que ha sido hospitalizado.

Tras una descripción de los agresores, la dotación policial ha iniciado su búsqueda por la zona. Se ha solicitado el apoyo de otras patrullas para quedarse con los heridos. En pocos minutos, la UII ha localizado al grupo en Robert Graves, aunque formado por dos chicas y un chico. El joven más agresivo, que había protagonizado el tremendo incidente de las patadas al herido en el suelo, ha huido.

El grupo alegaba que no habían tenido nada que ver pero las chicas mostraban roturas en la ropa, sangre por los pies y algún pequeño corte en el cuerpo. Los agentes han localizado una cámara cercana que ha grabado todas las imágenes de la trifulca y gracias a ella, han podido constatar que se trataba de los culpables, por lo que han sido identificados, ya que el primer grupo ha expresado su intención de denunciarles.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.