Esta es la sorpresa que se llevaron seis buceadores aficionados que salieron el domingo pasado a explorar el fondo del mar de Cala Punta Negra, Calvià. Se sumergieron en el agua con la ilusión de encontrar los paisajes marinos paradisíacos que caracterizan Mallorca, pero nada más lejos de la realidad…

[adrotate banner=”125″]

“No había peces, solo plásticos. ¿No es muy triste?” nos cuentan indignados. No han dudado ni un segundo en publicarlo en Facebook para que las imágenes corran como la pólvora y así concienciar a todos los que se dedican a contaminar el mar. Se tarda solo un segundo en tirar basura a las playas, es tan fácil como volcar un cubo. Pero en descomponerse los escombros hasta desaparecer, tardan muchos años y son muchas especies marinas las que pagan las consecuencias de este desastre provocado por el ser humano.

Los buceadores nos han informado de que la basura se encontraba en unos diez metros cuadrados, aproximadamente. Según nos cuentan, probablemente habrá muchos más escombros a los que no llegaron a acceder. La playa donde fueron está llena de “microplásticos” que, según explican, están producidos por plásticos más grandes que se van rompiendo con el tiempo. “Estos escombros son los que se comen los peces, y luego nosotros cuando comemos pescado” nos cuentan.

“A ver si la gente empieza a preocuparse un poco. Nosotros recogimos lo que pudimos, espero que ustedes hagan lo mismo cuando se encuentren con esto” reclaman en redes sociales.

No dudan en dejarnos un mensaje contundente para concienciar a todos los que podemos proteger Mallorca de la frialdad con la que el ser humano contamina el mar Mediterráneo que nos rodea: “Es nuestra responsabilidad, el mayor peligro para nuestro planeta es pensar que otros lo van a salvar”.

 

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.