Son Puig invadido por trompos y conductores temerarios

Los habitantes de la zona de Son Puig se lamentan por que nadie hace nada para poner fin a la conducción temeraria que se da a diario en sus inmediaciones. Un peligro para los habitantes de la zona, contra el que ya no saben como batallar.

“Estamos cansados de ver cómo los coches cada mañana y cada tarde, a cualquier hora, pasan por las rotondas haciendo trompos como locos” reclaman. Los residentes de esta zona, que comprende el tramo que va desde el camino de la Vileta hacia Son Roca, explican que, además del ruido y el alboroto que generan los individuos que conducen peligrosamente, son bastante frecuentes los accidentes que se producen en la rotonda ilustrada en la fotografía.

[adrotate banner=”125″]

Algunas fuentes afectadas por los hechos, se han puesto en contacto con Crónica Balear para informar de las numerosas quejas transmitidas a la policía y al SAT (Servicio de Atención Telefónica al ciudadano) en un intento de poner solución a esta situación y, según ellos, lo único que les han contestado los agentes es que no se puede poner ningún badén para reducir la velocidad de los coches porque a la gente le podría molestar el ruido que esto supondría.

Los vecinos no pueden evitar quejarse porque opinan que cualquier ruido molesto que pudiera provocar la instalación de dichos badenes, no sería peor que los atropellos que podrían tener lugar a causa de las altas velocidades que alcanzan los que se dedican a hacer trompos. “Es indignante que paguemos los impuestos para que estas cosas no sucedan y que nos encontremos con esta situación ante la que no sabemos qué hacer”.

Los vecinos nos confirman que este miércoles tuvo lugar un accidente por este motivo, y capturaron el suceso en la fotografía que ilustra esta reclamación de los vecinos de Son Puig.

Hay omentarios Únete a la conversación

Únete a la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.