Foto: Reuters

La primera ministra de Reino Unido, Theresa May, ha anunciado este martes que el Gobierno ha decidido elevar de “severo” a “crítico” el nivel de amenaza terrorista tras el atentado en Mánchester porque la investigación preliminar revela que podría haber “un grupo más amplio de personas” implicadas en este ataque terrorista y que podría producirse otro de forma inminente.

“Hemos concluido, en base a las investigaciones realizadas hoy, que el nivel de amenaza debe incrementarse desde ‘severo’ a ‘crítico’. Esto significa, no solamente que un ataque resulta altamente probable, sino que puede haber un nuevo ataque de forma inminente”, ha dicho May en una breve declaración ante los medios de comunicación tras reunirse por segunda vez este martes con el gabinete de crisis COBRA.

[adrotate banner=”190″]

May ha explicado que, además del terrorista suicida, que ha sido identificado como Salman Ramadan Abedi, “nacido y criado en Reino Unido”, “hay una posibilidad que no podemos ignorar de que haya un grupo más amplio de personas vinculadas a este ataque”.

En consecuencia, el Gobierno ha activado la ‘Operación Temperamento’, de modo que “los policías armados encargados de vigilar lugares estratégicos serán reemplazados por miembros de las Fuerzas Armadas” y el personal militar se ocupará de velar por la seguridad de eventos públicos.

“No quiero que la gente se sienta excesivamente alarmada”, ha dicho. “Durante muchos años nos hemos enfrentado a una seria amenaza terrorista y nuestra respuesta operativa siempre ha sido proporcionada. Pido a todo el mundo que permanezca alerta y que coopere con la Policía en este importante trabajo”, ha añadido.

May ha insistido igualmente en que “la cobardía siempre derrotará al valor, en que “el mal puede ser superado por el bien”. “Nuestro valores –los valores liberales y plurales de Reino Unido– siempre prevalecerán sobre el odio ideológico de los terroristas”, ha sostenido. “Mientras lloramos a las víctimas de este atroz ataque, seguimos firmes”, ha remachado.

El atentado, que ha sido reivindicado por Estado Islámico, ocurrió el lunes por la noche en el Manchester Arena, cuando un terrorista suicida se inmoló en una de las salidas del recinto al término del concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande. En total, 22 personas han muerto y 59 están heridas, incluidos niños.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.