Al menos 17 personas han muerto y otras 31 han resultado heridas este domingo después de que el autobús en el que viajaban cayera por un barranco de 90 metros de profundidad en la localidad mexicana de Motozintla, en el estado de Chiapas (suroeste), según el último balance difundido por la Secretaría de Protección Civil.

[adrotate banner=”125″]

El autobús, en el que viajaban 40 miembros de la Iglesia del Séptimo Día, inició su recorrido en Huixtla, donde habían participado en un acto religioso.

Todavía se desconocen las causas del accidente, pero la prensa mexicana señala a un fallo mecánico y al trazado de la carretera que, de acuerdo con ‘El Universal’, es peligroso para vehículos de gran tamaño.

“Mis condolencias a las familias de los fallecidos en el accidente de Motozintla. Instruí dar toda la atención a los deudos y a los heridos”, ha escrito en Twitter el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

En la misma línea se ha expresado el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto. “Mis condolencias a las familias de las personas que perdieron la vida en el trágico accidente de autobús en Chiapas”, ha dicho en la misma red social.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.