La Guardia Civil investiga las circunstancias que rodean la muerte de una pareja de ancianos cuyos restos han sido devorados por sus propios perros. La macabra escena ha sido descubierta sobre las 14:40 horas del lunes por la Policía Local de Llucmajor, tras recibir una llamada de la propia hija que se había desplazado hasta el lugar para visitar a sus progenitores, a quienes  por razones personales no veía desde las pasadas navidades.
[adrotate banner=”125″]
Sin embargo, al llegar a la propiedad, ubicada en un camino vecinal a unos 4 kilómetros del núcleo urbano del municipio, se ha percatado de que algo no iba bien, pues ha podido comprobar que de los siete perros que tenía la pareja, dos estaban atados y muertos y los otros cinco, estaban en los huesos. Además, los vehículos de ambos progenitores estaban aparcados en el interior de la propiedad.
De inmediato, y antes de entrar, ha llamado a la Policía Local de Llucmajor, cuyos efectivos se han personado a los pocos minutos en el lugar y han saltado al interior de la propiedad donde han descubierto los restos  de ambos padres (ambos de algo más de setenta años de edad) dispersos por la casa, al parecer, tras ser devorados los cadáveres por los animales
La Policía Local ha avisado a la Guardia Civil que ha desplazado una dotación del cuartel de Llucmajor y a la que se han sumado después unidades de la Científica y de Homicidios, que intentan aclarar ahora cuales han sido las causas de la muerte.
La hija, por su parte, ha precisado atención psicológica.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.