Imagen de archivo
 El conseller de Educación y Universidad, Martí March, ha pedido este miércoles “prudencia” ante el posible segundo caso de ‘Ballena Azul’ detectado en un colegio de Baleares y ha celebrado que el centro educativo fuera capaz de detectarlo, lo que “pone de manifiesto que los protocolos y la formación funcionan”.

Ante una pregunta de los medios durante una rueda de prensa, March ha reiterado esta petición de “prudencia” y “responsabilidad” especialmente por tratarse de una cuestión que afecta a un menor y encontrarse todavía en proceso de investigación.

[adrotate banner=”125″]

De hecho, ha enfatizado, no han confirmado si se trata o no de un caso del juego de la ‘Ballena Azul’ por lo que ha pedido no hacer “planteamientos apocalípticos”. En este sentido, ha aclarado que los dos menores afectados “siguen yendo al colegio”.

Por todo ello, el conseller ha abogado por esperar a que acabe la investigación y después de ello “se tomarán las medidas que haya que tomar”.

El conseller ha destacado el “buen funcionamiento” de los centros escolares que han podido detectar “que había algún tipo de problema” y se ha felicitado por las medidas impulsadas desde su Conselleria, como el protocolo contra el acoso escolar.

Por otra parte, también ha reclamado “proteger a los centros” para “evitar otros problemas” y ha recordado el “impacto” en los jóvenes que tienen las redes sociales, especialmente en adolescentes en situaciones de vulnerabilidad.

Asimismo, ha insistido en extremar la precaución al hablar de “suicidios”, reconociendo que el juego de la ‘Ballena Azul’ puede llegar a esa situación, pidiendo “responsabilidad” para no provocar un “efecto contagio”.

March ha defendido que en general están “haciendo un trabajo importante” en materia de prevención del bullyng y ha llamado a todos a “plantear las cosas de forma seria”.

QUE LOS JÓVENES “SEPAN DISTINGUIR” LOS “PELIGROS” DE INTERNET

Por su parte, el director general de Innovación y Comunidad Educativa, Jaume Ribas, ha recordado que los centros ya realizan habitualmente actividades de prevención del acoso y ha recordado que aunque ahora se hable de la ‘Ballena Azul’, “juegos peligrosos en Internet hay de todo tipo”.

“Lo que se debe trabajar es que los jóvenes sean conscientes de los peligros de Internet y sepan distinguirlos y evitarlos. Este trabajo no viene de ahora y es un tema que los centros tienen muy claro”, ha concluido Ribas.

POSIBLE SEGUNDO CASO DE ‘BALLENA AZUL’ EN BALEARES

La Conselleria de Educación y Universidad ha recibido este martes un nuevo aviso de un segundo posible caso del reto de la ‘Ballena Azul’ en un centro educativo de Baleares.

Este segundo caso, del que la Conselleria no ha dado más datos, presenta “condiciones muy similares” al primer episodio detectado en Palma y que afectaba a una menor.

La Policía detectó el primer caso en Palma después de que la directora de un centro educativo alertase de que una alumna menor de edad podría haberse iniciado en el juego.

La directora avisó a la policía por correo electrónico y el cuerpo local hizo un informe que posteriormente pasó a la Policía Nacional, que se encarga de la investigación.

La ‘Ballena Azul’ es una prueba que propone a los participantes 50 desafíos que deben cumplir hasta alcanzar el fin del juego: el suicidio. Los retos son muy diversos y consisten en desde visualizar una película de terror a altas horas de la madrugada hasta cortarse el brazo. Además, para demostrar que el reto está cumplido, los jugadores deben enviar pruebas gráficas de ello.

Los participantes se unen a estos retos a través de las redes sociales o de mensajes en sus teléfonos, que les invitan a unirse a grupos cerrados de participantes.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.