Foto: Europa Press

El Tribunal Supremo ha obligado al actor Javier Bardem a hacer efectivas las sanciones impuestas por un total de 150.491 euros por defraudar a Hacienda en relación a la liquidación del IRPF en los ejercicios de 2006 y 2007 por los servicios prestados a su sociedad Pinguin Films S.L.

La Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo ha rechazado los recursos planteados por Barden contra las sentencias del Tribunal Superior de Justicia que confirmó las sanciones impuestas de 98.970 y 51.521 euros por infracciones tributarias leves derivadas de la liquidación del IRPF correspondientes a 2006 y 2007.

[adrotate banner=”125″]

Las sanciones se impusieron una vez que Hacienda consideró que Bardem era obligado tributario por la remuneración que recibió de la sociedad Pinguin Films S.L.,de la que era administrador y socio único, por los servicios prestados como actor. La Agencia Tributaria afirmó que los servicios prestados por el actor era “realmente insignificantes”, ya que, aunque la empresa y la persona que los prestaba era la misma y su contenido idéntico, no fueron distintos a los facturados a otros clientes.

Según dice Hacienda, los trabajos realizados por el artista a sus clientes a través de Pinguin Film ascendieron a 851.327,28 euros en 2006 y a 526.199,35 euros en 2007. Sin embargo, se percató de que “sorprendentemente” el trabajo realizado por Bardem para su sociedad, el mismo que facturaba a sus clientes, especifica la resolución, se valoró en 188.566 euros en 2006 y en 63.000 euros en 2007.

Bardem presentó ante el Tribunal Supremo recursos contra sendos acuerdos sancionadores al considerar que no se puede imponer una sanción al contribuyente por una diferencia de criterio en el valor de mercado de la operación vinculada entre Pinguin Films y él mismo.

El actor alegó que los tribunales de justicia, e incluso la propia Administración tributaria, han adoptado decisiones distintas respecto a la adecuación a Derecho de la imposición de sanciones como consecuencia de dichas regularizaciones, e incluso sobre el ajuste a Derecho de las propias regularizaciones.

Así, en los dos recursos para unificación de doctrina planteados, recordó sentencias de la Audiencia Nacional y del Tribunal Superior de Justicia de Murcia en las que se desprenden, según él, un criterio distinto al Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

DEPENDE DE LAS CIRCUNSTANCIAS

Sin embargo, el alto tribunal no comparte la visión de Bardem y destaca que las sentencia que aporta y otras de distintos órganos judiciales y del propio Supremo han contemplado regularizaciones y sanciones en IRPF, como consecuencia de la presencia de sociedades profesionales, que han llegado a pronunciamientos diversos, pero no como resultado de unas interpretaciones jurídicas divergentes o de doctrinas distintas que haya que unificar. Es más, apunta que “el fallo o decisión está en función del examen de las circunstancias” de las operaciones concretas.

El Tribunal añade que no se da la circunstancia de que “existan dudas interpretativas de la norma que actúen siempre como una circunstancia excluyente de la culpabilidad, sino que la exigencia de culpabilidad de la infracción tributaria concurre en unos supuestos y no en otros”.

El Supremo da la razón a la Agencia Tributaria que afirmó que se aprecia un ánimo defraudatorio debido a la existencia de una “diferencia abismal entre la valoración de la operación acordada entre las partes vinculadas y la valoración que resulta del procedimiento previsto en las normas tributarias”. Según destaca Hacienda, esta conducta demuestra “la falta del mínimo rigor exigible” por parte de la sociedad y el actor a la hora de determinar el valor de la operación vinculada, ya que se corresponde a la realidad de las operaciones realizadas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.