Más del 60% de los votantes de la última encuesta de Crónica Balear considera que la congestión de pacientes en Urgencias de los hospitales Son Llátzer y Son Espases han sido debidas tanto a la falta de personal en la plantilla como a la mala gestión del trabajo. El 21% de los encuestados opinan que la saturación se debe, únicamente, a la falta de personal. El 12% restante opinan que no existe una falta de personal, y que la responsabilidad es únicamente de la mala gestión de los trabajadores.

[adrotate banner=”125″]

Recordemos que el 17 de mayo el servicio de Urgencias del Hospital de Son Espases todavía no había logrado levantar cabeza. Por segunda vez en esa semana, el hospital vivió una sobrecarga asistencial insostenible tanto para los pacientes como para los profesionales.

El servicio, ya de por sí saturado, estaba recibiendo desde la noche anterior a usuarios del Hospital de Son Llátzer, donde la “mala gestión de sus gerentes”, según mencionaron en un comunicado del STE, colapsó las urgencias al mantener cerrada la planta empleada para descargar el área. Eso provocó que 114 pacientes permanecieran en este servicio: 50 pendientes de ingreso y 64 a la espera de ser atendidos.

Desde el Sindicato de Técnicos de Enfermería se denunció el colapso de los servicios de Urgencias de la isla en numerosas ocasiones, y aclararon que seguirán denunciando “hasta que los responsables de la sanidad balear adopten las medidas oportunas para que estos servicios funcionen adecuadamente y den al usuario la asistencia de calidad a la que tienen derecho”.

Desde luego, la situación no fue la más idónea para garantizar el bienestar de los enfermos y tampoco lo es para que los profesionales puedan desarrollar su trabajo con las garantías que precisan.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.