La Policía Nacional inició una investigación a raíz de la denuncia interpuesta por un menor de edad en la que daba cuenta de un robo con violencia e intimidación en Palma de Mallorca, además de un delito contra la integridad moral. La denunciante sostenía que  tres jóvenes, dos de ellos de 16 años y el tercero de 17 años, mediante intimidación le sustrajeron su teléfono móvil y, además, le hicieron quitarse las zapatillas para ver si eran de la talla de alguno de los autores, pero al ver que no lo eran, se las tiraron al suelo despectivamente.

[adrotate banner=”125″]

No contentos con dicha humillación, los tres varones obligaron a su víctima a que se arrodillase y besase los zapatos de uno de ellos. En dicho estado de “shock” o miedo, la víctima se arrodilló, si bien por temor a una agresión no accedió a besar los zapatos pese a la insistencia de uno de los autores. Finalmente los menores abandonaron el lugar.

En el transcurso de la investigación se ha podido recuperar el teléfono sustraído, el cual fue vendido por una cuarta persona, mayor de edad, el cual también fue detenido por un delito de receptación. Tras la recuperación del terminal telefónico, fue entregado a la víctima.

Finalmente, los tres detenidos, menores de edad, quedaron ingresados en los Servicios de Seguridad de la Guardia Nacional. Ahí pasaron la noche, pasando al día siguiente a disposición de Fiscalía de Menores, además de por estos hechos, por la imputación por parte de la UFAM, a los mismos tres jóvenes, de otro delito de robo con violencia y lesiones.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.