El catedrático de la Universitat de les Illes Balears (UIB) Xavier Busquets ha comenzado a declarar este martes ante el juez por la venta del Minerval, un medicamento no autorizado al que atribuían propiedades para curar el cáncer, mientras que más tarde declarará el otro profesor investigado, Pablo Vicente Escribá.

Busquets estaba citado a las 09.30 horas ante el Juzgado de Instrucción número 9 de Palma. A las 10.30 horas está previsto que comience a declarar Escribá y a las 11.30 horas la pareja de éste, Joana Alemany.

[adrotate banner=”125″]

Por otra parte, el Tribunal Superior de Justicia de Baleares también ha citado para este miércoles a otras dos personas investigadas y el jueves a la persona denunciante.

Estos dos profesores y otras tres personas fueron detenidos y posteriormente puestos en libertad acusados de estafar presuntamente más de 600.000 euros con la venta del medicamento.

Según datos de la Policía Nacional, hay más de una decena de denuncias de víctimas que compraron esta sustancia, abonando alguno de ellos cantidades que superaban los 25.000 euros.

Los arrestados se valían de su condición de profesores universitarios en Palma para otorgar mayor credibilidad a su producto y utilizaban las instalaciones universitarias para avanzar en sus investigaciones y elaborar la sustancia. A los cinco detenidos se les imputa un delito continuado de estafa agravado.

La investigación sospecha que los arrestados se aprovechaban de la situación de los enfermos y sus familiares y les ofrecían la supuesta cura a la enfermedad a cambio de elevados importes, a través de una fundación sin ánimo de lucro que habían creado con la que camuflaban los pagos como donaciones.

Los agentes han recogido más de una decena de testimonios y denuncias de afectados, quienes han manifestado que creían que estaban comprando un medicamento que tenía efectos curativos. Uno de los estafados llegó a abonar 25.600 euros para la cura de su hija.

SIN AUTORIZACIÓN PARA SU VENTA AL PÚBLICO

La sustancia está registrada por una empresa spin-off de la universidad balear y carecía de autorización para su venta al público, tal y como ha acreditado la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, no habiendo superado las fases necesarias para ser considerado medicamento.

Los investigadores han detectado también que los arrestados estaban intentando comercializar igualmente la venta de un medicamento contra el Alzheimer, el Dhalifort.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.