Imagen de archivo

Baleares ha registrado cuatro muertes por ahogamiento en espacios acuáticos en lo que va de año, lo que supone la misma cifra de los que se habían producido en el mismo período del año anterior.

[adrotate banner=”125″]

Las cuatro muertes suponen el 3,5 % del total de 111 que se han producido en playas, ríos, piscinas y otros espacios acuáticos del conjunto de España en 2017, según el Informe Nacional de Ahogamientos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo (Rfess).

El perfil de la víctima mortal en los cuatro primeros meses del año es un hombre, que supone el 87 % de las muertes, mayor de 35 años (67,5%), de nacionalidad española (70%), que falleció en una playa (43%) o, en cualquier caso, en un espacio que carecía de vigilancia (96%), entre las 08.00 y las 20.00 horas (72%).

El 58 % de los casos, 64, fueron fruto de un accidente, 19 se produjo en una situación de trabajo, 18 eran bañistas, seis eran submarinistas y cuatro sucedieron mientras practicaban deporte.

Canarias (27), Galicia (22) y Andalucía (21) son las tres autonomías que, además de superar cada una la veintena de ahogamientos morales en espacios acuáticos, suman el 63 % de estos fallecimientos, mientras que en Cantabria se han dado diez casos, el 9 % del total.

Otros ocho territorios españoles están por debajo de las diez víctimas como Cataluña y Comunidad Valenciana (con siete muertes y el 6,3 % en cada caso), Región de Murcia (cinco muertes y el 4,5 %), Castilla y León (3 y 2,7%), Aragón (2 y 1,9%) y Castilla-La Mancha, País Vasco y la Ciudad Autónoma de Ceuta (1 y 0,9%).

Además, en Asturias, Madrid, Navarra, Extremadura y La Rioja no se han registrado fallecidos en espacios acuáticos a lo largo de los primeros cuatros meses del año. Tampoco ha habido víctimas mortales en Melilla.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.