Ha sido recibido en el exterior entre gritos y aplausos. La emoción ha embargado a los presentes tras comprobar con sus propios ojos que el espeleobuceador Xisco Gracia lograba salir de la cueva de Sa Piqueta tras pasar tres días encerrado en su interior. La hazaña, gracias a la eficiencia y colaboración de los equipos de emergencia, se ha producido a las 23:30, cuando Xisco salía al exterior tras bucear tres horas desde la última inmersión de la Guardia Civil.

[adrotate banner=”125″]

El director de Emergencias, Pere Perelló, ha confirmado que aunque se encuentra desorientado, “está consciente y bien” y que “ha salido por su propio pie superando una cuesta de cuarenta metros”. El equipo médico ha atendido al buceador y se está valorando su estado. Es necesario estabilizarlo tras su periplo de tres días en condiciones complejas y probablemente sea trasladado a un centro hospitalario en cuanto se recupere un poco de lo ocurrido.

“Estamos de enhorabuena, es la demostración de la entrega de todas las personas que han participado en el rescate, de su fuerza. Ha sido un gran trabajo”, ha afirmado el director de Emergencias. En los próximos días se estudiará el suceso para buscar fórmulas que permitan evitar que vuelva a ocurrir.

Un rescate de tres horas

El rescate ha comenzado sobre las ocho de la tarde. Xisco Gracia, acompañado por el grupo de expertos de GEAS de la Guardia Civil, ha buceado durante tres horas para lograr salir al exterior. El recorrido se ha realizado parando en algunas cavidades para tomar aire y descansar lo suficiente como para llevarlo a cabo con seguridad. Una vez en el exterior, el amplio dispositivo se emocionaba al ver a Xisco Gracia en el exterior de Sa Piqueta.

Ha sido una proeza de resistencia y trabajo en equipo. La experiencia del buceador y la coordinación de los equipos de emergencia han permitido un final feliz. Aunque no ha sido nada fácil. Llevaban varios días realizando inmersiones a contrarreloj tratando de encontrar al buzo.

Desde Emergencias se ha explicado que Xisco “está animado y está bien física y psicológicamente”. Además, los técnicos han confirmado que tenía agua dulce y que se encontraba hidratado. Se le ha hecho llegar agua y alimentos. Su experiencia en el campo le ha permitido mantenerse en buenas condiciones tras tres días refugiado en una burbuja de aire.

Tras unos 30 minutos de conversación con él, han podido comprobar que se encontraba en buen estado tras la experiencia que le ha tocado vivir. Xisco había perdido la noción del tiempo y tenía la sensación de llevar cinco días en la cueva. También mostraba preocupación por su compañero de buceo.

Un grupo de especialistas de Barcelona participa en el rescate trasladados por el helicóptero de la Guardia Civil

Desde el día de la desaparición, la cueva ha presentado numerosas dificultades y se han realizado múltiples inmersiones sin éxito. Al entrar, el lodo del fondo se movía y no permitía a los profesionales seguir adelante con la inmersión. Incluso, el helicóptero de la Guardia Civil viajó hasta Barcelona para recoger a varios especialistas de espeleología, que se unieron a las tareas de rescate.

Tras numerosos intentos infructuosos, los equipos de emergencia tomaron la decisión de iniciar las perforaciones en la cueva desde el exterior. Se desplazó una máquina compresora para abrir la tierra. El espeleobuceador ha explicado a su salida que oía el sonido de las máquinas; y que al escucharlas parar, pensó que se había paralizado la búsqueda. Pero no era así, perforando la cueva se intentaba abrir un camino más accesible para que los profesionales pudieran entrar en la cavidad y localizar al buceador. La familia de Xisco Gracia recibió ayer apoyo psicológico para sobrellevar la compleja situación, ya que no se sabía aún nada del estado del buceador.

Las perforaciones duraron toda la noche y toda esta mañana, a primera hora, se ha iniciado una nueva inmersión por parte de los GEAS de la Guardia Civil. Han actuado en la zona el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (GEAS), Bombers de Mallorca, Policía Nacional, 061, UTC Portocristo y voluntarios de Protección Civil.

El espeleobuceador llevaba encerrado en la cueva el sábado por la tarde

El suceso tuvo lugar sobre las 17:15 horas del sábado por la tarde. Los dos buceadores se metieron sobre las 13:00 horas en la cueva. Cuatro horas después, se perdieron en el interior. Xisco Gracia, se quedó sin aire en la bombona y se refugió en un recoveco grande en el que había una bolsa de aire que le permitía respirar. Allí esperó a su compañero.

El otro buceador, logró localizarle y tras acordar que era necesario pedir ayuda; volvió a dejar a su compañero en la bolsa de aire y trató de salir de la cueva. Sobre las 18:00 horas, el buzo encontró la salida y avisó a varios compañeros. Se formó un grupo de los mejores profesionales de este campo, aunque no lograren encontrarle. Tras tres días de esfuerzo, los equipos de emergencia han logrado rescatarle con vida.

Resulta además que Xisco Gracia, el experimentado buzo de 54 años de edad, es uno de los mejores en su campo y que incluso, hace unos meses, él mismo rescató a otro compañero al que le sucedió lo mismo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.