Imagen de archivo

La Guardia Civil de Tráfico ha sancionado la madrugada de este domingo, entre las cuatro y las ocho de la mañana, a 23 conductores que habían consumido alcohol y circulaban por la Autopista de Ponent, la Ma-1, que une Palma con el Port d’Andratx. El control refleja un preocupante comportamiento de los conductores durante las fiestas de Semana Santa.

[adrotate banner=”125″]

Un gran control de la Guardia Civil, ubicado en la salida de Porto Pi en sentido Andratx y bajo el amparo de la nueva directiva de la DGT, sorprendió a numerosos conductores que volvían de exprimir al máximo la noche del sábado. Los agentes establecieron dos controles en dos turnos, uno de 4:00 a 6:00 horas, en el que más conductores fueron sancionados, y otro de 6:00 a 8:00 de la mañana.

En el primer control, hasta quince conductores fueron pillados al volante con tasas superiores a la permitida. En el segundo, ocho conductores fueron sancionados. A los veintitrés se les impidió seguir circulando con su vehículo.

Nuevos controles para impedir las fugas y daños personales

Hace poco más de un mes, la nueva normativa de la DGT respecto a los controles en vías rápidas, ha llegado a Palma. Los controles ubicados en puntos de mayor peligrosidad cambian su señalización y obstaculizan los posibles casos de fuga, atropellos u otros daños personales que los agentes sufren habitualmente.

Una brigada de Carreteras interviene previamente en el lugar para señalizar e iluminar cómo se va estrechando el carril hasta llegar al control. Además, una furgoneta iluminada informa sobre el corte del carril. Un foco intenso a distancia, elevado a unos tres metros de altura, ilumina todo el dispositivo. Un control inevitable, en el que esta mañana, varios conductores han caído en Palma.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.