La Policía Local de Llucmajor se ha levantado en pie de guerra contra el Ayuntamiento después de que el Consistorio decidiera no pagar las horas extraordinarias realizadas por los agentes en servicios extraordinarios como el de Sa Rua del Arenal o la de Llucmajor.

Según han informado desde la Junta de Personal del ayuntamiento a Crónica Balear, los afectados “están cansado de los continuos engaños por parte del Regidor de Función Pública, el señor Jaime Oliver” y es que, esta última polémica decisión “es la gota que colma el vaso. El Ayuntamiento no ha abonado horas extras, los servicios de Nochebuena, de Nochevieja, los complementos salariales de fin de semana, el plus de nocturnidad (este desde julio de 2016), el plus de turnos o pagas por antigüedad (que, sin embargo, sí han cobrado el personal laboral del Ayuntamiento)”.

[adrotate banner=”125″]

Los agentes no entienden que desde el Consistorio se anuncie a “bombo y platillo que la deuda municipal se ha reducido significativamente y que hay superávit en las arcas pero no se pague a los agentes lo que se les debe”.

Así las cosas, y en una asamblea de afectados que tuvo lugar el pasado día 5 en dependencias policiales, se aprobó por unanimidad poner en marcha una serie de medidas para presionar al Ayuntamiento e intentar poner fin a esta situación.

La primera de esas medidas es solicitar la dimisión del regidor de Función Pública, Jaime J. Oliver.

A ello se suma la dimisión en bloque de todos los miembros del Grupo Operativo (agentes que se presentan voluntariamente para cubrir el tipo de servicios que no se están pagando y que cuentan a sus espaldas con importantes actuaciones contra delitos comunes en S’Arenal).

De la misma forma, la totalidad de agentes inscritos como voluntarios para realizar horas extraordinarias han solicitado la baja y la no realización de ningún tipo de servicio que se realice fuera de la propia jornada laboral que estipula la Ley.

Se ha organizado también un acto de protesta que se llevará a cabo el próximo 26, durante la celebración del pleno del Ayuntamiento “sin descartarse más movilizaciones mientras permanezca esta situación”.

Desde la propia Junta de Personal advierten que las decisiones tomadas lo han sido “por los propios agentes de la Policía, no por sus sindicatos, y por ello no habrá solución si no es consensuada y votada nuevamente en asamblea”.

Y añaden: “Los sindicatos estarán vigilantes de cualquier acto que se organice en el municipio ya que temen por los riesgos para la seguridad pública ante la falta de efectivos que pueda producirse y más cuando el nivel de alerta es de 4 (sobre un máximo de 5). También se vigilará que no se produzca una merma en la seguridad porque los agentes de servicio ordinario sean derivados a otro tipo de actos y celebraciones que se deberían realizar de forma extraordinaria”.

Una situación que, en todo caso, comenzará a notarse de cara a las próximas fiestas y a la estación estival.

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.