La Guardia Civil de Tráfico interceptó ayer a un motorista que circulaba a más de doscientos kilómetros por hora por la Carretera de Manacor, donde el límite previsto son 100 km/h. El suceso tuvo lugar ayer sobre las 18:00 horas de la tarde; cuando el radar advirtió la presencia del motorista.

[adrotate banner=”125″]

El dispositivo de la Guardia Civil capturó la imagen del motorista circulando exactamente a 212 kilómetros por hora por la carretera mencionada, en sentido al municipio de Manacor. Tras el envío de la fotografía y la alerta pertinente, los motoristas de Tráfico que se encontraban apostados por delante del radar, lograron interceptarlo para notificarle la infracción. Se le imputará un delito contra la seguridad vial.

Pasar de la infracción al delito en base a los kilómetros

Supone un delito rebasar en más de 60 km/h la velocidad máxima permitida en vía urbana (vía dentro de un poblado, excepto travesías que según los diversos protocolos de actuación respecto a los delitos relacionados con la seguridad vial, son consideradas vías interurbanas a efectos penales). También rebasar en más de 80 km/h la velocidad máxima permitida en vía interurbana (vía fuera de poblado: carreteras convencionales, autopistas, autovías, travesías…).

De esa forma, si circulamos por una autovía que tiene como límite de velocidad 120 km/h, la velocidad necesaria para considerar que se está cometiendo un delito será de 201 km/h. En cambio, si vamos por vía dentro de poblado, en la que el máximo de velocidad es de 50 km/h, la velocidad para considerar que se está cometiendo un delito será de 111 km/h.

Además del exceso de velocidad, también se debe tener en cuenta la circunstancia personal del conductor o del vehículo y las señalizaciones circunstanciales que hayan podido afectar a la circulación.

En el caso en el que se supere en tantos kilómetros por hora la velocidad, la pena es ya de cárcel; de 3 a 6 meses o con multa de 6 a 12 meses o con trabajos en beneficio de la comunidad de 31 a 90 días, y en cualquier caso, con la privación de conducir vehículos a motor y ciclomotores entre 1 y 4 años.

Los márgenes de error en los rádares

Existe un margen de error que los agentes tienen en cuenta a la hora de medir la velocidad a la que circulaba un sujeto. Los protocolos de la junta de fiscales de seguridad vial han establecido un margen de error en el cálculo de la velocidad. Dependiendo del modelo del cinemómetro, y de si es de instalación fija o móvil, se puede oscilar entre el ± 3% para los radares fijos, al ± 7% para los radares móviles en su primer año de uso (incluso los radares en helicópteros tienen un margen de error de ± 10 km/h). Así, en una vía con máxima genérica de 120 km/h, se está considerando constitutivo de delito a partir de 207 km/h (con margen de error, por ejemplo, de 3%).

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.