La Fiscalía mantiene la pena de 40 años de prisión al joven de 25 años que mató a su vecina en 2015 en el barrio palmesano de Es Fortí, tras haber acabado el juicio, que se ha celebrado desde el lunes en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Palma y quedar visto para sentencia.

Según han informado fuentes de la Fiscalía, ha elevado a definitivas las penas que solicitaba por este crimen, que son: 20 años de prisión por el asesinato, cinco por robo, 15 por el incendio provocado en la casa de la víctima y una indemnización de 20.000 euros a cada uno de los dos hermanos de la fallecida.

[adrotate banner=”125″]

En la primera sesión del juicio, que tuvo lugar este lunes, M.A.R.P, reconoció los hechos y destacó que no tenía “intención de matarla”. Dijo también que había consumido alcohol y sustancias estupefacientes que había mezclado con un tratamiento de ansiolíticos y antidepresivos.

Además, explicó que no recordaba haber provocado el incendio del colchón y que tampoco tenía intención de robar, aunque sí admitió llevarse dinero de la casa y otros objetos de valor.

Por otro lado, las dos forenses que declararon el martes aseguraron que la causa de la muerte se debió a “una estrangulación por cierre de vía área”, que el acusado, probablemente, llevó a cabo con el antebrazo, mientras le tapaba la boca.

Así, descartaron que la muerte se hubiera producido mientras el joven, que en el momento de los hechos tenía 23 años, la arrastraba hasta la habitación donde la dejó y que, posteriormente, prendió fuego.

Según explicaron, la autopsia apunta a que, además de los repetidos golpes en la cara, el estrangulamiento, que le habría provocado la muerte, y las lesiones por carbonización, hubo “violencia controlada por intimidación” ya que se encontraron “heridas muy pequeñitas” realizadas con “algún objeto de punta y filo”, así como “manchas de proyección”, de movimientos veloces, en distintos lugares de la escena.

También descartan que la víctima hubiera fallecido debido a la inhalación de humo porque no tenía ni en la cavidad oral ni en la vía respiratoria y sus quemaduras “no presentaban reacciones vitales”.

Según el relato del Ministerio Fiscal, el acusado, tras matar a su vecina a quien conocía desde la infancia, robó distintos objetos de valor de su vivienda y la prendió fuego, aunque sabía que en el edificio había tres viviendas más ocupadas, una de ellos por familiares suyos.

La Fiscalía mantiene que tras matar a la víctima, registró la vivienda y se llevó una cantidad indeterminada de dinero, un reloj y una pulsera. Acto seguido, arrastró el cuerpo de la víctima hasta su dormitorio y prendió fuego el colchón. Esparció el contenido de botellas de licor y abrió las espitas del gas para que el fuego se propagase más rápido.

El cuerpo de la víctima acabó carbonizado parcialmente y el colchón del todo, así como algo de ropa y el somier, pero no llegó a más por la falta de oxígeno al estar puertas y ventanas cerradas.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.