La familia de Araceli Currás Bermúdez, fallecida en Montuiri en mayo de 2016; ha localizado fotografías y grabaciones que podrían dar un vuelco a la investigación. La Guardia Civil determinó en su momento que se trataba de una muerte por causas naturales, aunque sus hijos defendieron desde el hallazgo del cadáver que había sido asesinada.

Según la familia, se han localizado fotografías y grabaciones con las que la víctima, Araceli, pretendía demostrar las actividades ilícitas de sus vecinos J.A.S.R y M.R.S. Motivo por el cual, según defiende la familia, habría sido envenenada para evitar que les delatara ante las fuerzas de seguridad.

[adrotate banner=”125″]

Según un escrito enviado por sus hijos, Araceli ocultó el material por temor a que fueran robadas y con la intención de utilizarlas más adelante ante un juez. Todo ello se encuentra ahora en manos de los abogados e investigadores privados de la familia de la fallecida.

La versión que defienden los familiares es que alguna persona o personas forzaron y accedieron a la vivienda dos días después del hallazgo del cadáver y destruyeron las pruebas que encontraron, aunque su verdadero objetivo era el material que ha sido localizado por la familia recientemente.

Los hijos de Araceli trataron de denunciar dicho allanamiento de morada ante la Guardia Civil de Vilafranca pero según su testimonio les sugirieron no hacerlo “porque no funcionaba internet”. También trataron de denunciar que habían encontrado animales envenenados en la finca pero “el sargento del Seprona hizo caso omiso”, explican.

Según relatan varios testigos, Araceli presentaba síntomas que podrían responder a un cuadro clínico de envenenamiento en los días previos a su muerte. De hecho, los investigadores privados hallaron en su finca restos de un producto químico dentro de una garrafa de agua de la cual bebía la víctima.

Para Gerard, hijo de Araceli, “Creemos que fue asesinada, también creemos saber quienes lo hicieron, el móvil del crimen tampoco sería un misterio para nosotros pero dado el despropósito total de éste caso y el nefasto trabajo de Guardia Civil y sobre todo del médico forense, no podemos descartar una muerte natural; si bien no es la principal línea de investigación. Tenemos la impresión de que al tratarse de una muerte en domingo y en el día de la madre tenían prisa por acabar… Mi hermana y yo sólo queremos que se sepa la verdad, no tenemos miedo a presiones ni amenazas. Llegados a éste punto y con las objeciones que se plantean a cada paso, será difícil de conseguir; pero no nos cansaremos de luchar con los recursos que sean necesarios hasta que podamos enterrar dignamente a nuestra madre”

El cuerpo de Araceli continúa en el instituto anatómico forense un año después de lo ocurrido sin que se le haya podido dar sepultura ni oficiar el funeral. La familia pretende llegar al fondo del asunto y denuncian la negligencia de las fuerzas de seguridad y el médico forense.

Sus hijos se plantean ahora realizar una segunda autopsia al cuerpo de su madre y emprender acciones judiciales contra la Guardia Civil; por no llevar a cabo inspección ocular, recoger pruebas e iniciar la investigación tras las amenazas de muerte que denunció la fallecida. En segundo lugar, contra el médico forense por mala praxis.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.