El equipo médico del COFIB y Palma Aquarium junto a una patrulla de la Policía Nacional han tratado durante horas de salvar a un delfín hembra herido de unos dos metros de longitud que se encontraba a orillas de la playa de Ca’n Pastilla.

[adrotate banner=”125″]

Al parecer, el delfín se encontraba nadando por la orilla de la playa cuando se ha dado la alerta, ya que parecía no estar del todo bien. Se ha desplazado al lugar una patrulla de la Policía Nacional y se ha activado el protocolo pertinente del COFIB, por lo que un equipo del Palma Aquarium se ha desplazado preparado para tratar al animal.

Los técnicos han sacado al delfín en una colchoneta y han tratado de examinarle. Se le ha administrado medicación y se han aplicado los tratamientos pertinentes pero el delfín aún no respondía positivamente. De hecho, sufre el llamado síndrome de envaramiento y con la primera aplicación de la medicación, debería haber respondido rápidamente; pero no ha sido así. No parece tener heridas superficiales importantes pero sí tiene un herida sangrienta en la boca.

Tras los esfuerzos del equipo, han vuelto a meter al delfín en el agua y aunque en algunos momentos parecía emprender el camino, no lograba sumergirse y se mostraba indispuesto. Los biólogos le han sacado sangre y le han realizado varias pruebas pero el animal no lograba remontar. Al parecer, hiperventilaba. El delfín ya había sido visto sobre las doce del mediodía en la bahía de Palma y horas después seguía muy cerca de la orilla. Se trata de una especie de aguas profundas que nunca se separa del grupo a no ser que se encuentre enfermo.

El equipo ha decidido volver a sacarle del agua ante el centenar de curiosos que se ha congregado en la playa. Debido a la gravedad de su estado la única opción era proceder a darle una muerte digna por lo que el animal ha sido sacrificado. Su cadáver se ha trasladado al centro acuático para poder averiguar más sobre las causas del síndrome que ha sufrido.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.