El joven noruego Kristjan Osaland dio la sorpresa al adjudicarse la octava edición del Memorial Nicolau disputado ayer en Lloret de Vistalegre tras superar al sprint a Pere Casesnoves y Joan Cocoví, segundo y tercero respectivamente, en una prueba marcada una vez más por la destacada participación internacional.

[adrotate banner=”125″]

Más de 150 ciclistas se dieron cita en la ‘Classicissima’ del calendario balear, incluidos el noruego Sindre Lunke del Team Sunweb de categoría UCI World Tour, concentrado en Mallorca ultimando la preparación para el Giro de Italia, y otros muchos ciclistas de categoría UCI Continental de escuadras europeas.

El exigente recorrido de 85 kms y las tres ascensiones a la cota de sa Llimonera de cuarta categoría provocaron constantes escaramuzas desde la misma salida. Ninguna logró una ventaja superior al minuto a causa del control del pelotón, que en la primera vuelta al circuito había perdido más de treinta unidades fruto del velocidad en cabeza.

El movimiento más serio llegó superado el ecuador de la prueba. Lunke, de los más activos, lideró una peligrosa fuga de catorce hombres con Austevoll, Willman, Hansen o los isleños Amengual, Bonnín o Trias. Sin embargo, el pelotón volvió a recortar las distancias para neutralizar la escapada antes de la última y decisiva subida a sa Llimonera. Ya en plena recta de meta emergió la figura de Osaland, quien con apenas 18 años se impuso los favoritos para adjudicarse la victoria por delante de los mencionados Casesnoves y Cocoví. Joan Martí Bennàssar de la Fundación Contador, sexto, fue el vencedor en categoría Júnior, Braten Jonas en Elite, Werner Hendrik en Máster 30 y Jesper Bjerggaard Máster 40.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.