El joven de 25 años que está siendo juzgado por asesinar a su vecina en Palma en diciembre de 2015 ha reconocido los hechos y ha destacado que no tenía “intención de matarla” y que había consumido alcohol y sustancias estupefacientes que había mezclado con un tratamiento de ansiolíticos y antidepresivos.

[adrotate banner=”125″]

En su declaración ante el juzgado, ha explicado que no recuerda haber provocado el incendio del colchón y que tampoco tenía intención de robar, aunque sí ha admitido llevarse dinero de la casa y otros objetos de valor.

Así, la Audiencia Provincial de Palma juzga desde este lunes a M.A.R.P., que según el relato del Ministerio Fiscal, mató a su vecina a quien conocía desde la infancia y tras esto, robó distintos objetos de valor de su vivienda y la prendió fuego, aunque sabía que en el edificio había tres viviendas más ocupadas, una de ellos por familiares suyos.

La Fiscalía mantiene que tras matar a la víctima, registró la vivienda y se llevó una cantidad indeterminada de dinero, un reloj y una pulsera. Acto seguido, arrastró el cuerpo de la víctima hasta su dormitorio y prendió fuego el colchón. Esparció el contenido de botellas de licor y abrió las espitas del gas para que el fuego se propagase más rápido.

El cuerpo de la víctima acabó carbonizado parcialmente y el colchón del todo, así como algo de ropa y el somier, pero no llegó a más por la falta de oxígeno al estar puertas y ventanas cerradas.

Por esto, el Ministerio Fiscal pide para el acusado 40 años de cárcel y una indemnización de 20.000 euros a cada uno de los dos hermanos de la víctima.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.