El Consell de Mallorca ha decidido no prorrogar el contrato de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) a la empresa concesionaria SGS ITV, que finaliza en junio de 2018, para internalizar el servicio a través de la creación de una empresa pública.

La consellera insular de Territorio e Infraestructuras, Mercedes Garrido, ha explicado que este nuevo modelo, que contempla la contratación de todos los trabajadores que actualmente están en nómina en la empresa, permitirá bajar las tarifas para los usuarios. “El objetivo es bajarlo bastante”, ha añadido.

[adrotate banner=”125″]

Esta bajada será posible debido a que, tras realizar una auditoría, se ha podido comprobar que los beneficios netos de SGS fueron de cinco millones en 2015 y de 4,6 en 2016. “En estos momentos el Consell recibe 700.000 euros anuales por la concesión del servicio. Nos planteamos si el Consell puede ofrecer el servicio con una reducción de los precios”, ha dicho.

“El estudio establecía que en cinco años se podían bajar las tarifas en una cuantía aproximada del 30 por ciento y construir una ITV nueva y aún así el servicio seguiría dando beneficio económico”, ha señalado.

Respecto a la empresa actual, Garrido ha informado que, si bien el acuerdo establecía la posibilidad de hacer una prórroga de cinco años, se ha decidido internalizar el servicio por motivos ajenos a SGS, ya que ha asegurado que están “contentos” con el trabajo que han realizado.

El motivo, ha añadido, radica en que el contrato se sacó a licitación en el año 1988 y que, por lo tanto, el pliego de condiciones “no se ajusta a las situaciones que se dan ahora”. “La situación contractual y la legislación han cambiado mucho y, sobre todo, el propio servicio de ITV”.

TRABAJADORES E INSTALACIONES

Garrido ha mandado un mensaje de “tranquilidad” a los 114 trabajadores que actualmente trabajan en la empresa. “La empresa pública asumiría a todos los trabajadores”. En total trabajan, 75 inspectores, seis ingenieros, 22 administrativos y 11 supervisores.

En cuanto a las instalaciones, la consellera insular ha explicado que las estaciones de Son Castelló y de Manacor-Inca, construida por parte de la concesionaria, serán propiedad del Consell una vez finalice el contrato.

No obstante, ante el aumento de inspecciones “la capacidad de las líneas ha llegado a su máxima capacidad y la intención es construir una nueva estación en Calvià”. “El Ayuntamiento de Calvià está buscando el solar, calculamos que en un año se pueda construir y que cueste unos 1,5 millones de euros con toda la maquinaria”, ha avanzado.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.