Foto: Europa Press

El cazador que mató a dos agentes rurales en Aspa (Lleida) el 21 de enero les volvió a disparar cuando ambos ya estaban en el suelo después de recibir un tiro cada uno, según los informes de las autopsias, a los que ha tenido acceso Europa Press.

[adrotate banner=”125″]

Uno de los agentes recibió el primer tiro a una distancia de tres a seis metros y el segundo tiro a solo un metro; el otro agente recibió el primero a entre tres y cuatro metros, y el segundo tiro a dos, ha informado este miércoles la cadena SER en Lleida.

La autopsia confirma que uno de los fallecidos recibió un disparo en el lado derecho de la cabeza y otro en la zona torácica y que el segundo agente tenía heridas de arma de fuego en la zona cervical, en la cara y en una muñeca.

El cazador que disparó, en prisión preventiva tras ser citado en los juzgados, afirmó en sus primeras declaraciones que habían sido tres y no cuatro sus disparos argumentando que su escopeta no admitía más cartuchos y que había disparado a una distancia de entre 10 y 15 metros.

El propio juez en su auto sostuvo que “de ser cierto que hubo cuatro tiros, no puede sino concluirse que, tras efectuar los tres disparos, recargó el arma y realizó un disparo más”.

La instrucción del caso está entrando en su fase final, según las partes personadas, y uno de los próximos pasos será la elección de un juzgado popular.

El presidente del sindicato Asparc, acusación popular en la causa, Francesc Coll, ha valorado, en declaraciones a Europa Press, que las autopsias desmienten la versión del asesino, que aseguró que disparó un tiro a cada uno a una distancia de 15 metros.

Estos informes constatan, según destaca Coll, que cada agente tiene un primer disparo a una distancia de tres a seis metros, y que ambos tienen un segundo una vez habían sido abatidos.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.