Los hechos han ocurrido a las 2:15 de la madrugada del domingo en la calle Joan Miró de Palma número 5, que hace esquina con la calle Bosque. Una persona que estaba en su vehículo vio cómo un coche golpeó a varios turismos estacionados y cómo su conductor se dio a la fuga. En ese momento la persona que fue testigo de la escena decidió seguir al coche fugado a la vez que indicaba a la Policía Local las calles por las que emprendía la huida.

Según el testigo, el conductor fugado conducía a gran velocidad y por su forma temeraria de conducción temeraria que iba borracho. Durante los veinte minutos que duró la persecución el fugado recorrió las calles de Joan Miró, Luis Fábregas, Santa Rita, Son Armadams, Andrea Doria y la Avenida Picasso. Para entonces la Policía Local ya tenía los datos de matriculación del vehículo, por lo que una unidad se trasladó hasta su domicilio.

Mientras, en la zona de Andrea Doria una unidad policial dio el alto, en balde, al conductor fugado y la huida continuó por la zona de Pueblo Español. Durante todo el recorrido de la persecución han sufrido daños diez vehículos estacionados en tres calles distintas. O eso al menos es lo que le consta a la Policía Local aunque se desconoce desde dónde venía el vehículo cuando el testigo lo vio al principio de la calle Joan Miró y cuántos coches más se han podido ver afectados. Según distintos testimonios recogidos en la investigación ese mismo coche, un Peugeot 406 Coupé, había estado conducido de forma temeraria durante la tarde del sábado.

El momento más duro sucedió en el cruce de las calles Paraguay con Poble Espanyol, donde el vehículo fugado ha embestido a un coche de la Policía Local que estaba parado en el cruce. Los dos agentes que se encontraban en el coche policial han quedado atrapados. El hombre fugado quedó detenido en ese mismo momento. Inmediatamente se puso en marcha el dispositivo de Emergencias con la solicitud de ambulancias y bomberos de urgencias. A la espera de su llegada los compañeros de los heridos intentaron desbloquear las puertas con patas de cabra, pero el acceso resultó imposible.

Los bomberos tardaron segundos en llegar por la cercanía al lugar del accidente del parque de Sa Taulera. Finalmente los efectivos de dos camiones consiguieron liberar a los heridos y tuvieron que rescatarlos sacándoles por el maletero. Los dos permanecieron conscientes en todo momento. Uno de ellos era el jefe de servicio de la nocturna la noche del sábado. Ambos tienen alrededor de 50 años. Dos ambulancias les trasladaron al hospital y su pronóstico es reservado.

Hasta el lugar también de desplazaron varias dotaciones de EMAYA para retirar restos del accidente, limpiar los líquidos esparcidos por la vía y esparcir arena. El conductor detenido, un hombre de 40 años y nacionalidad española, superó en más de cuatro la tasa de alcohol permitida.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.