La Policía Nacional ha desarticulado en Mallorca una banda criminal dedicada a los hurtos en establecimientos; de los que luego procedían a vender lo robado en una red social. El cabecilla y nueve miembros de la banda han sido detenidos; algunos incluso se habían visto obligados a formar parte del grupo delictivo porque le debían dinero al líder.

Durante el último mes, la Policía Nacional había llevado a cabo una investigación relacionada con un grupo de ciudadanos búlgaros que se dedicaban a cometer hurtos en multitud de establecimientos comerciales de toda la isla para luego vender lo robado en una conocida red social.

[adrotate banner=”125″]

A raíz de la identificación del principal investigado se pudo constatar que el mismo, de 49 años de edad,  subía a la venta en la red social los productos; en la cual exponía fotografías y una reseña junto al precio, siempre inferior al real, así como un número de teléfono de contacto para llevar a cabo la venta.

Posteriormente y mediante las pesquisas efectuadas por los investigadores, se pudo comprobar que este individuo junto a otros, llevaban cometiendo estos hurtos desde el año 2014, así se pudo identificar a mas de una decena de individuos de la misma nacionalidad relacionados con el principal investigado y que cometían los hurtos junto a él.

Continuada la investigación se comprobó como en diferentes establecimientos comerciales de esta Isla, y utilizando siempre el mismo “modus operandi”, el líder distribuía a sus miembros por el establecimiento comercial, desde el parking o desde las inmediaciones del mismo, dándoles las indicaciones oportunas sobre los productos a sustraer. Una vez dentro del establecimiento procedían a hacer saltar las alarmas  para comprobar la presencia de miembros de seguridad y en caso negativo mediante la utilización de artilugios para la desconexión de las alarmas, una vez obtenidos los productos seleccionados, procedían a abandonar el establecimiento.

Venta en la Redes Sociales y más de 300.000 euros de beneficios

Los investigadores calculan que el benefició obtenido por la banda podría rondar los 300.000 euros, una vez vendidos los productos a través de la red social.

Registros domiciliarios

Una vez finalizadas las pesquisas, el pasado lunes, se procedió a llevar a cabo un operativo en el que se llevaron a cabo tres registros domiciliarios, de los cuales, en dos de ellos, donde vivían los miembros de la banda de escalafón más bajo, vivían en condiciones insalubres y hacinados, mientras que en el tercer domicilio, donde vivía el líder, las condiciones de vida eran mucho más altas que las del resto.

Obligados a delinquir tras contraer una deuda con el cabecilla del grupo

Las circunstancias de algunos de los miembros detenidos de la banda y las investigaciones realizadas por los agentes han puesto de manifiesto un  presunto delito de Trata de Seres Humanos, por parte de principal investigado, hacía algunos miembros de la banda, ya que el mismo habría pagado los billetes de avión para su traslado desde Bulgaria hasta Mallorca, mediante la promesa de un trabajo en la construcción, que no existiría, por lo que una vez llegados a la Isla, eran obligados a llevar a cabo hurtos con el fin de poder pagar la deuda adquirida, la cual una vez pagada les permitiría llevarse algún beneficio de lo sustraído.

Las Investigaciones han sido realizadas por el Grupo de Crimen organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de  la Jefatura Superior de Baleares.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.