CCOO ha denunciado este martes las “deficientes condiciones de seguridad” en las que, según dicen, realizan su trabajo los vigilantes de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM).

[adrotate banner=”125″]

En un comunicado, el sindicato recuerda que el pasado 22 de abril un vigilante de seguridad de la Estación Intermodal de Palma detuvo a un individuo que había robado un bolso a una mujer.

Según indica CCOO, la Policía confiscó al detenido varios cuchillos y jeringuillas y, por ello, consideran que la detención por parte del trabajador de seguridad fue “una intervención de riesgo” ya que éste no llevaba en ese momento el preceptivo chaleco anticortes.

El sindicato explica que este tipo de intervenciones, “relativamente habituales tanto en la estación Intermodal de Palma como en el resto de estaciones”, ponen de manifiesto la profesionalidad de estos trabajadores, el riesgo que asumen, y las graves carencias en materia de seguridad en las que trabajan.

En este sentido, indican que actualmente sólo hay seis chalecos anticortes para un total de 30 trabajadores que integran la dotación de vigilantes de seguridad para las diferentes estaciones.

Sobre esta deficiencia, añaden, tiene conocimiento tanto SFM, como la empresa de seguridad para la que trabajan, Trablisa. Además, recuerdan que mantuvieron una reunión con representantes del Govern en la que el Ejecutivo se comprometió a exigir a la empresa que dote a sus vigilantes de estas prendas de protección con carácter individual.

“Esperemos que no tenga que ocurrir una desgracia para que esta medida se lleve a efecto y para que Trablisa deje de priorizar otros intereses a la seguridad de sus trabajadores”, concluye CCOO.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.