La pitada ha resonado por todo el municipio de Llucmajor. Decenas de policías locales han organizado esta tarde una concentración a la salida del equipo de gobierno del pleno municipal ordinario. Exceptuando los agentes de servicio, unos 90 policías locales han reclamado el pago de las horas extraordinarias que el Ayuntamiento les adeuda desde el pasado mes de febrero.

Los agentes continúan a la espera de cobrar las horas extraordinarias pertenecientes al complemento de Nochebuena y Nochevieja, complementos de nocturnidad o de fin de semana; algunas de ellas pendientes desde el mes de julio del año pasado. Según la demanda de los agentes, el consistorio les debe incluso las pagas de antigüedad. Asimismo, el colectivo defiende que el personal laboral del Ayuntamiento sí ha cobrado; por lo que se sienten “engañados”. Por ello, el colectivo también solicita la dimisión del regidor de Función Pública, Jaime J. Oliver. El ambiente en el municipio es tenso y delicado, ya que la indignación crece diariamente y no se descartan más concentraciones o acciones de protesta.

[adrotate banner=”125″]

Muchos ciudadanos se han solidarizado con la Policía Local y las muestras de apoyo van en aumento; aunque la situación comienza a ser insostenible. De hecho, el 100% de los miembros de la Policía se ha retirado de los servicios extraordinarios hasta cobrar la deuda acumulada; algo que puede acarrear un grave problema de seguridad pública a las puertas del verano. Una inseguridad que acrecenta la preocupación de los vecinos del Arenal, una de las zonas más conflictivas.

La disputa viene después de que el Ayuntamiento decidiera no pagar las horas extraordinarias realizadas por los agentes en servicios extraordinarios como el de Sa Rua del Arenal o la de Llucmajor. Según se informó desde la Junta de Personal del ayuntamiento a Crónica Balear, los afectados “están cansado de los continuos engaños por parte del Regidor de Función Pública, el señor Jaime Oliver” y es que, esa última polémica decisión “es la gota que colma el vaso”.

Los agentes no entienden que desde el Consistorio se anuncie a “bombo y platillo que la deuda municipal se ha reducido significativamente y que hay superávit en las arcas pero no se pague a los agentes lo que se les debe”.

Así las cosas y en una asamblea de afectados que tuvo lugar el pasado día 5 en dependencias policiales, se aprobó por unanimidad poner en marcha una serie de medidas para presionar al Ayuntamiento e intentar poner fin a esta situación.

A ello se sumó la dimisión en bloque de todos los miembros del Grupo Operativo (agentes que se presentan voluntariamente para cubrir el tipo de servicios que no se están pagando y que cuentan a sus espaldas con importantes actuaciones contra delitos comunes en S’Arenal). De la misma forma, la totalidad de agentes inscritos como voluntarios para realizar horas extraordinarias solicitaron la baja y la no realización de ningún tipo de servicio que se realice fuera de la propia jornada laboral que estipula la Ley. Los agentes continúan con sus movilizaciones y la de hoy, ha dejado claro en el municipio, que la guerra contra el Consistorio no ha hecho más que empezar.

[adrotate banner=”180″]

 

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.