Baleares ha registrado estos últimos días, sin entrar en un nivel de alerta que obligue a tomar medidas, elevados niveles de ozono en dos estaciones de medición de Palma (la del Parc Bit y en la de Sant Joan de Déu) y en una de Mahón, según han informado desde el Govern.

[adrotate banner=”125″]

Los niveles alcanzados (sobre los 180 microgramos por metro cúbico) no suponen ningún nivel de alerta (que se fijaría en los 240 microgramos por metro cúbico), pero sí llevan a hacer recomendaciones como evitar las actividades de alto esfuerzo en las afueras de las ciudades entre mediodía y medianoche (especialmente en el caso de menores y personas con problemas respiratorios) y evitar el uso de vehículos privados a motor.

La situación no ha obligado en ningún momento a imponer ningún tipo de medida, sino que se trata de simples recomendaciones.

Según explican, la situación ha mejorado en las estaciones de Sant Joan de Déu y en la de Mahón, que han bajado ya del nivel de 180 microgramos por metro cúbico, mientras que sigue el mismo nivel a la del Parc Bit.

Según explican, la Conselleria de Territorio, Energía y Movilidad ha puesto a disposición de los municipios que lo deseen la posibilidad de llevar adelante, conjuntamente, planes de mejora de la calidad del aire, siguiendo el ejemplo de lo que se hará en Palma.

Así, detallan que son planes que integran un diagnóstico de la situación y articulan actuaciones, por ejemplo en materia de movilidad, que deben incidir en la disminución de las emisiones contaminantes y, por tanto, en la mejora de la calidad del aire.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.