Un hombre, de nacionalidad irlandesa y unos 40 años de edad, ha fallecido esta madrugada tras ser atropellado en Punta Ballena por un conductor ebrio, que además, ha reconocido que había consumido cocaína. El trágico suceso ha tenido lugar sobre las 03:15 horas del domingo.

[adrotate banner=”125″]

Al parecer, un turista irlandés se encontraba sentado, por motivos que aún se desconocen, en mitad de la calle Pinada, travesía de la calle Punta Ballena de Calvià. En ese momento, un español de cuarenta años y vecino de Palma que conducía a gran velocidad, le ha atropellado brutalmente, arrastrándole bajo su coche más de 14 metros. Tras el suceso, el conductor ha parado; aunque su intención no era precisamente avisar a las fuerzas de seguridad.

Un taxista, que conducía tras él y ha sido testigo del accidente, ha cogido su teléfono para dar el aviso pertinente; pero el conductor, mostrándose alterado y agresivo, le gritaba “no llaméis a la Policía”. El hombre también pedía lo mismo a otro grupo de testigos que había presenciado el accidente frente a un bar de la zona. El taxista, se ha visto obligado a engañarle y decirle que sólo iba a llamar a la ambulancia.

Una vez con el teléfono activado, el taxista ha avisado inmediatamente a la Policía Local de Calviá, la primera en llegar al lugar de los hechos. También ha acudido una ambulancia del 061. La víctima se encontraba en parada cardiorrespiratoria y se han comenzado inmediatamente las maniobras de reanimación por parte del equipo médico, apoyados por los agentes de la Local.

Poco después, ha llegado una segunda ambulancia urgente del 061. Durante más de treinta minutos, se ha tratado de salvar la vida del atropellado; aunque, a pesar de los esfuerzos, no ha sido posible y ha fallecido. Varias dotaciones de la Guardia Civil han acudido al lugar tras recibir el aviso, ya que, casualmente, los agentes buscaban un vehículo que coincidía con las características del que había provocado el atropello.

Al parecer, se habían recibido varios avisos sobre un Ford Focus que conducía temerariamente por la zona. Varias llamadas habían alertado a los agentes tras ver al coche quemar rueda y realizar maniobras arriesgadas. De hecho, incluso podría haber atropellado a más personas. La Guardia Civil ha comprobado que se trataba del mismo vehículo. El conductor ha sido sometido a la prueba de alcoholemia y ha arrojado un resultado positivo, además de reconocer que también había consumido cocaína.

Según las primeras informaciones sobre el detenido, el hombre cuenta con una larga lista de antecedentes penales. Los agentes de la Policía Local de Calviá han procedido a su detención y se encargarán tanto del atestado como de la investigación.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.